Yo también podría hacer páginas web por 300€, pero no me da la gana

Hoy escribo con rabia y desde el agotamiento que me provocan muchas situaciones que vivo últimamente en mi día a día profesional.

La entrada de esta semana no te resultará útil desde el punto de vista técnico, pero te ayudará a cambiar tu mentalidad a la hora de fijar tus precios.

Puede incluso que te sirva para evitar algunos errores que he cometido en mi proyecto personal y que me han traído hasta la situación de agobio insostenible en la que me encuentro ahora mismo.

say-no

El curioso caso del diseñador web con ingresos menguantes

Hace unas semanas en una entrada de este blog surgió un debate interesante en los comentarios entre Jose, OscarSanJaime e Israel.

Debatían sobre el precio que le presupuestaría cada uno a un cliente por una web determinada.

Me llamó poderosamente la atención que sus estimaciones se basaban continuamente en los tiempos de desarrollo.

Al principio yo también hacía esos cálculos, hasta que me di cuenta de que eran un sinsentido.

Para calcular el precio que le iba a cobrar a mi primer cliente estimé que tardaría unas 40 horas en hacer la web.

15€ por hora me parecía una tarifa bastante suculenta, teniendo en cuenta los sueldos que había tenido hasta la fecha, así que le pedí 600€.

Terminé la web prácticamente en los plazos que me había marcado así que mis previsiones se cumplieron.

Con los siguientes clientes seguí el mismo proceso, 15€ x las horas que estimara.

Hasta que me di cuenta de que cada vez cobraba menos.

Lógicamente mi dominio de WordPress iba en aumento, así que era capaz de hacer las páginas en bastante menos tiempo que al principio.

Y no solo las hacía más rápido, sino que las hacía mejor.

Conclusión, cada vez entregaba un producto de mayor calidad y en menos tiempo, pero cada vez cobraba menos por hacer el mismo trabajo.

La situación no tenía ni pies ni cabeza.

Decidí que a partir de aquel momento dejaría de pensar mis precios en horas y empezaría a presupuestar por proyecto.

Al menos así lo haría en los proyectos que fueran páginas web completas.

El detonante que me hizo ver la luz

Cuando cambié mi forma de presupuestar las webs creí que había acabado con el problema.

Pero no.

Seguía teniendo proyectos pequeños y puntuales que calculaba en horas.

En una ocasión un cliente me preguntó cuál era mi tarifa por hora para trabajos puntuales, por aquel entonces cobraba a 20€.

Unos días después me pidió que le hiciera unas mejoras en su web, que estaba en pañales, pero tenía un presupuesto límite de 60€ así que le dediqué 3 horas.

Cuando me quise dar cuenta le había hecho media web.

Ahí me di de bruces con la dura realidad.

Estaba haciendo el gilipollas.

Por 60€ le había dejado hecho un trabajo por el que estaba cobrando a más de 200€ a otros clientes.

El mismo problema se había repetido ya en otros casos de encargos puntuales.

Así no podía seguir.

stupid

Los problemas de cobrar por horas

Por aquella época aprendí que cobrar por horas no tiene más que inconvenientes.

Habrá quien diga que la solución pasa por subir tus tarifas y en parte es cierto, pero tú prueba a decirle a un cliente que tus tarifas son 80€ por hora, por ejemplo.

Supongamos que eres diseñador gráfico y haces una identidad corporativa en 10 horas.

¿Le puedes vender al cliente una identidad corporativa por 800€? claro que sí.

Pero dile que esas cuentas te salen de multiplicar 10 horas por 80 pavos…

Además, el cliente no necesita saber el tiempo que tú has invertido, él lo que quiere son resultados y mientras estos sean satisfactorios el tiempo que tú necesites para conseguirlos es irrelevante.

Otro problema evidente es que tú mismo estás poniendo un tope a tus ingresos.

Me explico, si decides que vas a cobrar a 20€ la hora y que vas a trabajar 7 horas al día ya sabes cuánta pasta puedes meter en casa como máximo a final de mes.

No trabajas para nadie, no tienes un salario, así que es absurdo que tú mismo limites tu crecimiento.

Y por último está el tema de que cuánto mejor trabajes y más eficiente seas… menos cobras.

El mundo al revés vaya…

Si no presupuesto en base al tiempo que voy a invertir… ¿Cómo narices presupuesto?

Voy a seguir con el ejemplo de la conversación entre Jose, OscarSanJaime e Israel.

Tenemos claro que la estimación por horas no funciona.

Pero presupuestar una web con tienda online y la subida de 100 productos por unos 1000€ no deja de ser una estimación basada en las horas que supone su desarrollo.

Puede parecer que presupuestas por proyecto.

La web son 1000€.

Pero no, en el fondo el criterio que eliges para definir el precio es el tiempo que TÚ vas a invertir.

¿Por qué no piensas a la inversa?

¿Qué tal si consideras el tiempo que le ahorras al cliente?

¿Y qué hay del valor que le estás aportando?

¿Qué va a hacer con esa herramienta que tú le das?

Una tienda virtual es un instrumento de venta directa, estás poniendo en sus manos la capacidad de empezar a generar ingresos desde el primer momento.

¿De verdad eso tiene un valor de 1000€?

¿Cuánto le costaría poner una tienda física para vender los mismos productos?

Seguramente se gastaría más que eso solo en el primer mes de alquiler.

Ya sé que son cosas distintas y no comparables, pero ¿Ves por dónde voy?

Le estás dando una herramienta muy valiosa para él, pero la estás cobrando desde la perspectiva de las horas que te cuesta a ti.

Sí, lo que tú digas, pero si presupuesto así no me voy a comer una rosca

Aquí entramos en terrenos pantanosos y que no tienen nada que ver con tu valía como profesional, ni siquiera con la situación actual del mercado en España.

Cuando hablo de este tema con otros profesionales, sobre todo otros diseñadores, escucho a menudo que hay muchísima competencia y poca demanda.

¿Nunca has oído hablar de la ley de la oferta y la demanda?

A ver si te queda claro ya, si hay competencia es porque hay demanda.

Punto.

¿O cuántas páginas web has visto que se dediquen a vender cursos online sobre “cómo convertirte en mimo profesional”?

Ninguna, porque no venderían ni un curso.

Así que sí hay demanda, lo que pasa es que a ti no te llegan propuestas de trabajo porque estás fallando a la hora de atraer la atención de tus potenciales clientes.

Y si encima los potenciales clientes que llegan a tu web no encuentran interesante lo que ven… pues apaga y vámonos.

En este momento entra en juego el poder del blog y la importancia de tu marca personal.

Si tienes un buen blog que ayuda a tus potenciales clientes, en el que demuestras que sabes de lo que hablas y además eres capaz de crear una relación de confianza con tu lector, habrás dado un enorme paso adelante.

A partir de ese momento tus potenciales clientes escucharán con mucha más atención tus propuestas y será mucho más factible que acepten tus tarifas, aunque sean más elevadas.

Además la experiencia me dice que en muchas ocasiones da igual que presupuestes 600€ o 3000€ a ciertos clientes.

Hay clientes tóxicos que no valoran tu trabajo ni la herramienta que vas a poner en su poder.

Si la única preocupación del cliente es el precio que le voy a cobrar yo prefiero que el trabajo se lo haga otro, te aseguro que ese tipo de cliente no da más que problemas, así que cuanto más lejos mejor.

Tampoco conseguirás que contraten tus servicios aquellos clientes que no son conscientes del valor que les aportas.

Mira la diferencia entre estos dos casos que he vivido recientemente.

Cliente 1: me pide una web en la que el blog es imprescindible y en el que quiere trabajar su marca personal con la intención y ambición de posicionarse como referente en su sector. Le propongo Genesis + varios plugins Premium + 2 horas al mes de asesoría sobre estrategias de marketing online.

Resultado: aceptó con total conformidad mis precios y condiciones.

Cliente 2: me pide una web con la que ganar visibilidad en internet, pero me avisa de que no tiene tiempo de trabajar el blog y de que no quiere añadir información personal ni fotos suyas. Le propongo que reconsidere su enfoque y le explico la diferencia entre su idea y lo que puede conseguir si aprovecha el potencial de una web bien trabajada.

Resultado: el presupuesto le pareció caro e insistió en que se lo ajustara ya que él “solo” quería una web “sencilla” con la que generar visibilidad online.

A los dos les presupuesté la misma cantidad, pero antes de enviar el documento ya sabía que uno lo iba a aprobar y el otro lo iba a rechazar.

Cuando el cliente confía en ti y conoce el valor real de tu propuesta, su actitud y predisposición a la hora de contratarte es infinitamente mejor.

Si el cliente desconoce el valor y potencial que le ofreces casi cualquier precio le parecerá caro. Generalmente este cliente rastreará el mercado en busca del precio más bajo, ya que esta es su principal motivación para decidir.

Conclusión. Para aspirar a cobrar precios altos sin miedo a que te rechacen los presupuestos necesitas dos cosas:

  1. Recibir un volumen alto de solicitudes de presupuesto. Esto lo consigues posicionando bien tu web y consiguiendo llevar hasta ella una buena cantidad de tráfico.
  2. Que tus potenciales clientes te perciban como el profesional que estaban buscando. Para conseguirlo tienes que aportar valor y soluciones a través de tu blog. Además es fundamental que trabajes bien tu marca personal.

Arturo ¿A qué viene el título de la entrada?

La verdad es que en los últimos meses recibo solicitudes de presupuesto con una frecuencia bastante elevada, pero alucino con las propuestas y respuestas de algunos clientes.

Los hay que directamente me dicen que quieren una herramienta súper potente y luego se llevan las manos a la cabeza cuando les paso precio. Está claro que todavía queda quien busca un Ferrari a precio de Dacia.

Luego está el cliente que te regatea con el argumento de: “Arturo, cóbrame poco que tú que eres un especialista en WordPress seguro que esto lo haces en una tarde”.

Y a lo mejor tiene razón en el tiempo que voy a tardar, pero mis tiempos de ejecución ya no me condicionan a la hora de fijar los precios.

Si te aporto algo valioso lo cobraré como tal, aunque me lleve media hora hacerlo.

También tenemos al antiguo cliente que te pide que le hagas un trabajo a muy bajo precio porque va justito, pero luego no le duelen prendas en exigirte como si pagase a precio de oro.

Y por último tenemos a mi favorito, el que ha encontrado alguien que le hace la web por 300€ y te lo cuenta para ver si te puedes ajustar a ese precio.

¿Podría hacerlo?

Claro que sí.

Una web en WordPress hecha chapuceramente y sin ningún tipo de atención a los detalles la puedo hacer en pocas horas.

Pero no me da la gana.

Primero porque yo no compito en precio, compito en calidad.

Aspiro a que mis clientes tengan una buena experiencia conmigo y queden 100% felices con lo que reciben, hasta el punto de que suelo incluir extras o mejoras que no estaban presupuestadas sin coste adicional.

Si otro diseñador quiere competir en precio que lo haga, yo paso.

Él se comerá todos los clientes cutres y dañinos que solo buscan el Low Cost.

A mí me interesa más el cliente proactivo y ambicioso que quiere comerse el mundo y este tipo de clientes saben que las cosas valiosas tienen un precio.

Seamos honestos, a todos nos gustaría ganar más trabajando menos

Debido a la crisis y a que hay gente que lo pasa mal parece que últimamente están mal vistos los triunfadores que ganan mucha pasta.

Y yo pregunto ¿No es eso lo que nos gustaría a todos?

En mi caso no me considero un triunfador ni de lejos, pero por lo menos no paso agobios, que ya es bastante en estos tiempos.

Lo que no voy a hacer es sentirme culpable porque me vaya bien.

Si mi negocio funciona en la actualidad es porque he trabajado muchííísimo en él. Los que me conocen y tratan conmigo a diario lo saben de sobra.

Raro es el día que trabajo menos de 12 horas desde hace más de dos años, me dejo la piel con cada cliente y reviento mi zona de confort cada poco tiempo.

Siempre lucho por mejorar y siempre trabajo para crecer.

Así que no me digas que soy caro ni me pidas que te rebaje el precio.

Si quieres un producto de calidad ya sabes lo que hay, si quieres un producto barato ya sabes dónde está la puerta.

Lo cual me lleva al siguiente punto.

Medidas que he tomado para no morir de agotamiento

cansado

Cuando estás empezando como emprendedor la dificultad reside en conseguir clientes, cuando consigues superar esta fase la dificultad está en encontrar el equilibrio entre tiempo trabajado e ingresos obtenidos.

Llega un momento en el que puedes caer en el error de trabajar muchísimas horas, perderte ciertas cosas importantes de la vida y encima estar ganando menos de lo que podrías.

En mi caso llevo dos meses desbordado, agobiado y desencantado.

Hasta el punto de preguntarme ¿De verdad me merece la pena dedicarme a esto y estar así?

Cuando llegues a ese punto tienes que plantarte y tomar decisiones. Estas son las que yo he tomado.

A partir de ahora se acabaron los descuentos y precios especiales

Me da igual que sean antiguos clientes o la web para una ONG. Al final soy yo el que está pringando y el que me quito de hacer otras cosas.

Se acabaron también los favores

Nada de colar a antiguos clientes en mi lista de proyectos, ni de hacer trabajos puntuales que se salgan de mis servicios estándar. Al final casi nadie agradece el esfuerzo y el sacrificio.

Si un amigo me pide un favor se lo haré y gratis.

Pero nada de mezclar favores con trabajo.

Adiós a los servicios puntuales

Ya no me interesa hacer mejoras parciales en páginas web, maquetación de unas pocas páginas, configuraciones de plantilla, ediciones de estilos ni otros trabajos que no sean un desarrollo o servicio completo. Al final son los menos rentables y los que más tiempo me llevan.

Hello servicio de consultoría

Hace unos días me contactó una chica para ver si le podía explicar unas cosas sobre el funcionamiento de WordPress y de algunos plugins. Nos reunimos y en una hora aprendió todo lo que necesitaba cuando llevaba semanas intentando aclararse por su cuenta. Creo que puede ser un servicio interesante para muchos usuarios sin conocimientos avanzados de WordPress.

Subida de tarifas en marcha

Pues eso, prefiero coger menos proyectos, pero los que salgan adelante que sean rentables.

Arturo ¿No perderás muchos clientes?

Es posible, pero no me da miedo.

Quedarán los buenos, los que saben valorar mi trabajo y los que tienen proyectos realmente atractivos.

El tipo de cliente que voy a perder con estas medidas no me interesa, más que nada porque atender a sus demandas es lo que me ha traído al punto de agobio y saturación en el que me encuentro a día de hoy.

Y si no tengo muchos clientes tendré más tiempo libre y libertad para hacer lo que quiera, así que tendré más posibilidades de generar ingresos por otras vías.

El marketing de afiliación y los info productos me están llamando como cantos de sirena 🙂

95 comentarios en “Yo también podría hacer páginas web por 300€, pero no me da la gana”

  1. Hola Arturo,
    Hoy he tenido la oportunidad de vivir como parte de tu equipo tu enfado.
    Llevo semanas como espectadora de las horas que día a día dedicas a tu proyecto. Tu hablas de 12, quizás alguna más. Se de lo que hablas y como te sientes. Me encantaría transmitir esa percepción, pero hay que vivirlo.
    He conocido en primera persona el trabajo que lleva el desarrollo de una web. Qué mejor ejemplo que la mía.
    ¿Horas? y ¿Qué pasa con tu aporte profesional? Te implicas Arturo con tus proyectos, los vives, los mimas. Generas emociones, motivas …
    Has avanzado, toca subir otro escalón. Aportas un trabajo de calidad y te mereces clientes a tu altura.
    Has tomado la mejor de las decisiones y yo te aplaudo, la comparto,la respaldo y cuenta con mi apoyo.
    Orgullosa de trabajar con un profesional como tú.
    Eres grande y llevar tu firma en mi web es un orgullo. Sólo espero a partir del día que se pare nuestro contador estar a la altura.
    Muy buen post, enhorabuena.
    Un abrazo 🙂

    Responder
    • Hola Yolanda,

      Hoy te has empeñado en hacerme soltar una lagrimita! 😉

      Te agradezco mucho tu apoyo, sabes que has sido de gran ayuda en estas últimas semanas, que no han sido fáciles.

      Un abrazo fuerte y que disfrutes de tus vacaciones. Bien te las mereces 🙂

      Responder
  2. No encuentro iconos para los aplausos, porque yo soy muy malo con los iconos, pero bueno yo te los hago: plash, plash, plash.

    Yo tengo un severo y brutal problema con los precios. Empecé hace muuuy poco gracias a hacer exactamente lo que comentas (crear un blog y moverme) y de pronto me llegaron clientes. Mi «inexperiencia» me hizo pedir precios bajos, pero que yo creía buenos «por estar empezando».

    De eso hace 4 meses, ahora mismo cobro un hasta 7-8 veces más y es justamente lo que tú dices: el cliente que de verdad quiere calidad te acepta, el otro pasa de largo. Solamente me queda un problema por resolver: tengo escalas de precios a distintos clientes debido a su antigüedad. Me explico.

    Un cliente con el que empecé hace 3 meses tiene el precio que tenía hace 3 meses, mientras que el de 2 tiene esa subida que hice y el de 1 otra subida final que metí en su día para establecerla como estándar por ahora. Y creo que justamente una de las cosas que más le cuesta a un cliente es que le digas «mis tarifas han subido» en medio de un servicio.

    Mis servicios de copywriting no son como los de una web, que la terminas en x tiempo y evidentemente por en medio no vas a subir el precio. Por ejemplo, puedo tener un cliente que me llega hoy y quién sabe si dentro de un año sigo teniéndolo. La cosa está en que ese cliente me cogió cuando yo estaba en «x» y ahora estoy en «x+10», por decirlo de alguna manera.

    A algunos clientes, que sé que valoran mi trabajo y no tienen problema en aceptar una subida (bastante alta) de precios, se lo he dicho. ¿Problemas? Ninguno. Sin embargo, están ese otro tipo de clientes que sé que no van a pagar más.

    Yo tengo un problema añadido, y es que me cuesta dejar a un cliente «tirado». Ya sé que no lo dejo tirado, pero imagino que se me entiende. ¿Mi solución? Pasarle esos clientes a una persona que esté en ese «x» donde estaba yo antes. Creo que delegar es una manera muy correcta de darle clientes a personas que están en el nivel adecuado para ellos y, sobre todo, de quedar como una persona que se preocupa hasta por el cliente que paga menos.

    Aun así, como reciente autónomo, me pego la vida presupuestando, calculando con IVA, sin IVA, IRPF, gastos, bla, bla, bla. Soy un maldito desastre. Tengo una asesoría que me lleva todos los papeles, por eso no hay problema, pero el poner una maldita cifra me rompe la cabeza. ¿Te puedo contratar para que me pongas precios? ¿Cuánto cobras? 😀

    En definitiva, que me estoy enrollando más que una persiana, estoy 1223189213% de acuerdo contigo. Yo a las personas que me dicen, «pero si tu tardas 30 minutos», les digo lo siguiente: «Vale, ¿y tú cuánto tardarías en aprender a hacerlo y hacerlo?». Al final no solo pagas el tiempo que ese profesional trabaja, sino su experiencia y su calidad heredada de dicha experiencia.

    Por eso podría ser lógico que un novato de WordPress pidiera 150 € por hacer la web (yo lo hice hace 2 años) y tú pidieras 1.500 €. Tú eres una persona con una experiencia brutal, que maneja cada rincón de WordPress y que estoy seguro de que le da al cliente más de lo que pide y le deja la web mejor de lo que imagina. Sin embargo, esa otra persona va al paso y aprendiendo con lo que va haciendo, por lo que realmente está haciendo una «formación cobrada», por así decirlo.

    El problema no está en que ellos dañen el mercado. El problema está en que mucha gente no sabe diferenciarse a través de un blog, charlas, un canal de Youtube, cursos de formación o lo que quieras de ellos. Simplemente hay que pensar en esta situación: si te ponemos a ti y a una persona que sabe exactamente lo mismo que tú, pero que no es conocido, y pedimos a cualquiera elegir, el 99,99% te elegiría a ti. Esa es la magia y el poder de la marca personal.

    En fin, ya paro que a este paso te dejo un post aquí abajo. Espero que compartas este post en la comunidad porque es un tema que justamente saqué antes de la primera oleada de visitas y que me encantaría tratar (todavía) en más profundidad. De hecho, yo hablo cada dos por tres con conocidos para ayudarme a tener una visión clara de cómo poner precios porque ni llevando pensándolo siglos me aclaro todavia.

    Un saludo y mil gracias por este post, me ha encantado 🙂

    Responder
    • Hola Javi,

      Tu comentario/micro-post me parece muy interesante por varios puntos que mencionas:

      1. Todos ponemos precios bajos cuando estamos empezando, me parece algo totalmente lógico y normal, yo tampoco creo que dañen el mercado.

      El problema es que muchas veces empezamos a crecer y no sabemos adaptar nuestros precios a la nueva situación, sobre todo por los miedos y dudas que comentas con respecto a los antiguos clientes.

      2. En tu caso concreto quizá sería una opción dar precios con fecha de caducidad, es decir, visto que tu demanda va en aumento y que puedes volver a subir tus precios a corto plazo te podría interesar dar un precio válido durante 3 meses y al final de ese periodo revisar el acuerdo.

      Tienes razón en que lo tuyo es distinto, pero a mi me pasó algo parecido no hace mucho, un cliente al que presupuesté x hace 6 meses me confirmó que quería hacer la web hace 15 días, cuando mi precio por ese mismo servicio ya era x + bastante más.

      Lo mismo ocurre con los primeros meses del año, este año probé a bajar las tarifas de algunos servicios durante los primeros meses para ver si la cuesta de Enero era más llevadera ¿sabes qué pasó? que me aprobaron bastantes más de los que esperaba… pero me los aprobaron ya en Marzo!

      Conclusión, precios especiales para superar Enero y Febrero que me he terminado comiendo en Marzo, cuando más mogollón tenía.

      Un exitazo vaya.

      Ahora pongo una fecha de caducidad a los presupuestos de 15 días.

      3. Me parece perfecta la idea de prepararte las tarifas que debes cobrar por tus servicios… a cambio solo te pido que tú me digas cuánto debo cobrar yo 😉

      4. “Vale, ¿y tú cuánto tardarías en aprender a hacerlo y hacerlo?” esta me la apunto.

      6. Ya no vale con ser un buen profesional. Blog + Marca personal es la clave para diferenciarte y atraer la atención de buenos clientes.

      ¿Cuándo se dará cuenta la gente de la importancia que tiene esto para conseguir un proyecto viable?

      Por cierto, aquí te dejo un enlace con los smilies que puedes usar en WordPress 😉

      https://codex.wordpress.org/Using_Smilies

      Un abrazo fiera.

      Responder
      • Creo que lo de los precios nos pasa a todos al principio.

        Yo cuando empecé tenía solo un cliente y me fijé unos precios, 6 meses después he multiplicado mis tarifas por cuatro y estoy pensando en hacer una subida de precios ahora en Abril porque estoy buscando al cliente que valora la calidad de un trabajo, no el cliente que busca low cost.

        Pero por mi parte no veo correcto decirle a un cliente que he subido el precio, en vez de 120€ al mes ahora son 150€ o 200€, así que pienso que voy a mantener los precios acordados con esos clientes mientras que dure la relación profesional, pero ese es mi caso y cada uno que lo asuma como considere.

        Responder
        • Hola Oscar,

          Entiendo que no quieras subirle el precio a un cliente antiguo, pero supongo que dependerá de cuanto hayan subido tus precios ¿no? si la subida es de 120 a 150€ entiendo que se lo respetes, pero ¿Y si has multiplicado tus precios por 4?

          El trabajar para ese cliente al precio antiguo te está suponiendo un coste muy elevado. Imagina que tienes la agenda bastante llena y tienes que trabajar para ese cliente a la cuarta parte de precio… es complicado.

          De todas formas yo también creo que en el tema de las subidas de precios los antiguos clientes son lo más difícil de gestionar.

          Gracias por pasarte!

          Responder
  3. Buen artículo, Arturo.

    No estás solo en esto. Creo que todo el que se dedica a ofrecer servicios tarde o temprano se tiene que enfrentar a este tipo de problemas, y es una parte integral de crecer como profesional.

    Por mi experiencia, yo he pasado por todas las fases: primero he cobrado una miseria por falta de experiencia, luego he pensado en escudarme en cobrar pro horas, y más adelante he vuelto a cobrar por proyecto.

    Ahora mismo me encuentro en una fase de expansión: estoy intentando definir a mi cliente ideal para sólo aceptar los proyectos que realmente desee realizar– y con los que mejor trabaje. Así, puedo crear un servicio que aporte otros valores ademas del diseño web: asesoria, trato, formación, post lanzamiento…

    Ponerle un precio a los servicios no es fácil, y es que hay muchos factores que influyen en el. Tienes que incluir el coste de educar al cliente, el tiempo que pasas con el para definir su estrategia de contenidos, el soporte que le darás cuando algo se rompa… y ¡también el coste de mover tu propio blog para generar negocio!

    Lo que si tengo claro es que competir en precio no es mas que una carrera hacia abajo. Tu abaratas los precios, para que despues el de enfrente haga lo propio, y vuelta a empezar. Por eso hay que saber diferenciarse con algo que no sea el tamaño de la factura.

    Me gustaría enlazarte este artículo que habla más de esto y que escribí hace ya meses. A ver qué te parece:
    http://manuelvicedo.com/marketing-online/competir-precio-al-vender/

    Responder
    • Hola Manuel,

      Me alegro mucho de verte por aquí 🙂

      Personalmente opino que el trabajo del diseñador web no debe limitarse a programar o maquetar la web. Para mí un profesional que aspire a la excelencia debe dominar:

      1. La comunicación y trato con el cliente.
      2. Las estrategias de Marketing online que puedan ayudar al cliente a tener una web rentable.
      3. El diseño gráfico y todos los elementos relacionados con el aspecto visual de la web.

      Solo así puedes ofrecer un producto de alta calidad, si fallas en alguno de esos puntos el proyecto va a cojear.

      Es verdad que es muy difícil presupuestar, hay tantísimas cosas que debes tener en cuenta…

      Competir en precio es una condena al fracaso, siempre va a aparecer alguien que cobre menos que tú así que si ese es tu único argumento lo tienes chungo, como bien dices en tu entrada, que por cierto, ya la había leído 😉

      Un abrazo!

      Responder
  4. Ole, Ole y Olé … Javi Pastor. Este post y tu comentario se merecen compartir. Me encanta éste debate. Que por cierto yo en breve estoy en la misma línea en la parte que me afecta.
    Calidad, imagen, marca personal y experiencia. «Señores eso se paga». No es un trabajo de mercadillo.
    Tampoco encuentro los aplausos. Así que como Javi plash-plash-plash.
    Un abrazo 🙂

    Responder
    • Yolanda en tu caso, y aunque sea tirar piedras contra mi tejado, creo que deberías revisar esas tarifas tuyas 😉

      Y si no es ahora ya verás como con la llegada de tu blog y tu aumento de visibilidad esta será una medida que tendrás que tomar…

      Tiempo al tiempo.

      Responder
  5. Hola Arturo, como estas.
    Te suelo leer auqnue creo que nunca he comentado por aqui, sorry, porque me gusta como escribes.
    Felicidades por el sincero post de hoy. Se nota que tenias ganas de escribirlo y expresarte y eso es genial y liberador.
    No soy diseñador pero entiendo tu frustracion ante los clientes «cutres». Por cutre no quiero decir el que no tiene dinero para pagarse un servicio si no el que quiere que se lo hagas rapido y mal, quiere convencerte de que como para ti es muy facil de hacer deberias cobrarle menos y todos los demas ejemplos que pones. Y si, al final el valor del trabajo de cada uno lo tiene que poner primero cada uno, sin pasarse, jeje, y luego demostrarlo como por ejemplo con el blog. Si, y si, estoy de acuerdo contigo al 100%, menos que Javi Pastor, jajaja.
    Es indignante que la gente no valore tu trabajo, y todos esos que uqieren regatearte tu trabajo seguro que con el suyo son unos «agarraos», es la otra cara de la moneda, y es que solo quieren para ellos los beneficios en todos los aspectos de un intercambio comercial o similar. Es logico que te indignes, totalmente, no es para menos. Lo que tu tardes en hacer la web es lo que tu tardas, eres un especialista y no vendes tiempo, sino calidad y trabajo bien hecho. Luego que tardes mas o menos es indiferente. Siempre mejos mas rapido si la calidad es la misma, pero tu ya me entiendes.
    Asi que nada, solo queria darte animos, decirte que todos nos hemos sentido asi en algun momento y que la gente que no sabe valorar las cosas, normalmente se corresponde con gente que carece de valor, asi que pero para ellos si no aprenden el valor de las cosas, tanto de las suyas como de las de los otros.

    Te mando un saludo Arturo!

    Responder
    • Hola Jorge,

      Cuando hablo de clientes cutres me refiero a aquellos que utilizan todo tipo de argumentos para conseguir el precio más bajo aunque sepan de sobra que lo que están pidiendo vale mucho más.

      Son aquellos que se valen de la crisis, de los precios de la competencia y demás elementos de presión para convencerte de que les hagas el servicio por 4 perras.

      He tenido muchos clientes que tienen poco presupuesto y siempre los he considerado buenos clientes.

      Para mí un cliente no es bueno o malo en función de su capacidad económica, sino por su actitud hacia mí y el respeto que demuestre por lo que hago.

      Gracias por la puntualización porque me parece muy importante aclararlo 🙂

      Veo que esta sensación que tengo ahora es muy común entre los emprendedores, supongo que es un problema que se repite en todas las profesiones.

      Un fuerte abrazo Jorge!

      Responder
  6. Como cliente creo que hay principios que todos sabemos distinguir: no le pagamos lo mismo al restaurante de la esquina que a un estrella Michelin. Y lo que pagamos no es el tiempo, sino por la calidad de la experiencia. Sabemos que pagamos muchas cosas que ese cocinero no ha puesto directamente en el plato , por ejemplo su talento o las horas que ha dedicado a investigar antes de que el plato le saliera perfecto en un tiempo record o la publicidad… Nadie regatearía, porque antes de ir ya sabes donde vas.

    El discurso de los precios o en mi caso los sueldos lo mismo: cada vez que he tenido un jefe que me ha querido pagar de menos pienso, o no valoras la calidad de mi trabajo o directamente eres un mal jefe y en ninguno de los dos casos me apetece trabajar contigo.

    A veces hay que aceptar y es lo hace alguien que esta empezando en un negocio, pero llega un punto en donde crecer como empresario pasa por pensar en grande y dar un salto.

    !cuánta gente conozco que se sentirán identificados con este post!

    Responder
    • Hola Mo,

      Me alegro mucho de que pongas el ejemplo del restaurante porque muchas veces me da rabia ver cómo algunas profesiones gozan del respeto de todos mientras que otras de infravaloran de manera habitual.

      Abogados, médicos, mecánicos, electricistas, etc. te cobran 50€ por 10 minutos de su tiempo y lo asumimos como algo normal. En algunos casos nos puede parecer caro, pero no regateamos.

      Sin embargo me fastidia ver a los profesores, por ejemplo, ofertando clases particulares a 14€ la hora y escuchar llamada tras llamada (tengo el caso en casa) que el precio es caro cuando lo que estás ofreciendo es formación, uno de los bienes más preciados.

      También me ha gustado el ejemplo del jefe, en mi caso siempre he dicho que para que un empleado trabaje con ganas y se implique de verdad en tu negocio tienes que ofrecerle las condiciones necesarias para que se sienta así, tanto a nivel de salario como de condiciones laborales.

      Un saludo!

      Responder
      • Quisiera aclarar lo de los médicos. Son escasos los que cobran 50 eur por 10 min. Es una vergüenza el precio que pagan a los médicos, no llega a 25 eur/h. La responsabilidad y los años de estudio y de seguir estudiando para estar al día no se puede comparar con ninguna otra profesión. Las mutuas pagan, la que más, 20 eur por paciente. Algunas me han llegado a pagar 6 eur!.
        Lo peor de todo, la mayoría de la población cree que vivimos en la opulencia y cobramos sueldos desmedidos. Todo lo contrario. Somos un sector muy maltratado aprovechando que es una profesión vocacional.
        De todos los paises de la Comunidad Europea, España es la que tiene los sueldos más bajos para os médicos, y de todas las comunidades, Cataluña es la peor pagada.
        Deplorable

        Responder
        • …..y por supuesto, estoy de acuerdo con tu post y con todos los comentarios que se han hecho sobre la valoración de uno mismo por su trabajo. Me aplico el cuento….!

          Responder
        • Hola Marisol,

          No quiero menospreciar el trabajo de nadie, ni muchísimo menos. Además desconozco el importe que se queda cada médico de dicha consulta.

          Me refería a que tú vas a la consulta y sales de allí con 50€ menos.

          No digo que no lo valga, solo digo que eso se paga habitualmente y nadie lo cuestiona (si vas a un médico privado o a un abogado ya sabes que barato no te va a salir).

          El problema es que hay muchas profesiones menos conocidas, o de las que se tiene la percepción de que son menos valiosas y al cliente le cuesta muchísimo pagar el precio que pide el profesional.

          Con esto no me refiero concretamente al diseño web, podría poner 20 ejemplos de profesionales que han estudiado una carrera de 5 años, tienen experiencia de 10 años y se ven morados para cobrar más de 10-15€ la hora.

          Un saludo y gracias por tu aportación 🙂

          Responder
  7. Hola Arturo,

    Lo vives con frustración en este momento, pero visto desde fuera yo pienso que ojalá tenga ese problema lo antes posible 🙂 Está claro que has pasado a otra fase y es a la que aspiramos todos los que llevamos poco tiempo, la de tener capacidad de empezar a seleccionar clientes.

    Creo que si tienes idenfificados los clientes potenciales «tóxicos» deberías no atender sus trabajos poniendo excusas reales, diciendo que no puedes atender su petición en ese momento que tienes trabajos firmados y con adelanto de presupuestos y trabajo hasta X meses.. Como tu veas, si luego insisten en esperar y trabajar contigo no te doblegues con el presupuesto que tú has señalado ya contabas con perderlos. Es más estos clientes deberían llevar un «plus» de pesadez ja ja

    Por último, contarte un cuentecito que ya habrás oído.. «En una oficina se estropea la impresora, y todos tratan de arreglarla de diferentes modos: reiniciándola, tocando los menús a ver si aciertan, etc, etc… El caso es que finalmente tienen que asumir que hay que llamar al técnico porque no pueden parar más tiempo sin impresora. Finalmente llega el técnico y en menos de 2 minutos la arregla. Prepara la factura y cuando el encargado la ve decide quejarse, a ver si consigue una bajada del coste, al fin de al cabo han sido 2 minutos de trabajo. A lo cual replica el técnico, «no estás pagando 80euros por 2 minutos de trabajo, sino 80 euros por mis conocimientos para arreglarla»

    Moraleja, no midas tu presupuesto por la dedicación.. sino por tiempo y conocimientos. Además, que les importa el tiempo que tardas, seguro que al final te vuelven loco con cambios de texto o diseño y eso son más horas.

    Saludos!

    Responder
    • Hola Ana,

      Es cierto que es un bendito problema. Hace dos años habría matado por estar como estoy ahora.

      De hecho me siento muy afortunado, la verdad 🙂

      Lo que pasa es que cuando te implicas y das lo mejor de ti, te fastidia ver que hay gente que lo valora tan poco y que no agradece nada tus esfuerzos.

      La historia de la impresora la había escuchado con un motor y el mecánico 🙂

      Gracias por pasarte a comentar!

      Responder
  8. Buenas,

    Me decido a escribir porque el problema del que hablas no es sólo desafortunadamente sobre construcción de páginas web.

    Hasta ahora he hecho webs a amigos, en plan amateur para aprender porque realmente me gusta, aunque mi formación es puramente química. 😉

    Viendo como está el panorama laboral con mi formación he hecho «trabajos freelance» de otras cosas que no tienen que ver con la construcción de páginas web, por las que he cobrado un 0,03% de lo que la empresa en cuestión va a sacar de provecho.

    Está claro que si yo no aceptase esto los «explotacontratadores» se cortarían. Pero qué pasa si el precio es cerrado? Tu economía no es muy buena? Y cualquier cosa bienvenida sea?.

    La situación está así, me atrevería a decir te dediques a lo que te dediques, y más aún si eres de ese gremio denominado tan modernamente freelance/emprendedor que no es otra cosa que busca vidas -sobradamente preparados- de toda la vida.

    Ánimo a todos.
    Saludos!

    Responder
    • Hola Laura,

      No tengo nada en contra de los amateurs ni de los que están empezando y cobran barato.

      Todos hemos empezado más o menos igual, al principio lo que quieres es pillar proyectos como sea, aunque solo te sirva para aprender y hacer portfolio.

      Tampoco criticaré nunca a quien cobra barato, cada uno tienes sus circunstancias y yo no soy nadie para valorar el precio que cobran los demás.

      Para mí el problema no es que cada uno cobre lo que estime oportuno, siempre hay diferentes precios para «un mismo producto»: Tienes colonias por 5€ y por 50. Camisas por 10 y por 100€. Coches por 10.000€ y 100.000

      El problema es que hay clientes que pretenden ser ellos quienes fijen tu precio.

      Mi precio es el que es porque es el que considero justo teniendo en cuenta mi formación, experiencia, dedicación y resultados conseguidos en trabajos anteriores.

      Si mi precio no te encaja lo entiendo perfectamente, nada que reprochar.

      Pero no intentes que te lo haga por la mitad.

      Cuando vas a una tienda y los vaqueros tienen un precio tú decides si los pagas o no, pero no le dices a las dependientas que te lo dejen por la mitad.

      Un saludo!

      Responder
  9. Corre por Facebook un cartelín que dice algo así como: no te cobro por lo que hago, te cobro por lo que sé. Y así debe ser. Hay que cobrar por todo el conocimiento e inversión que llevas detrás. Si eso se quiere reflejar como precio por hora, es perfectamente válido. Lo que ocurre es que entonces habrá que cobrar a 100 euros la hora. Y punto pelota.

    Responder
    • Hola Miriam,

      Yo también he visto ese cartelito, pensaba incluirlo en la entrada, pero luego se me pasó.

      Tienes razón en lo del precio por hora, a mí también me parece perfectamente válido, el problema es que entonces el cliente se espanta.

      Si le dices a un cliente que le vas a cobrar 100€ por hora en la España actual más vale que sea para salvarle la vida 😉

      Responder
  10. Hola Arturo,

    Todavía no tengo la web que me estás haciendo (obvio, ¿no?), pero cada vez que te leo me quedo más tranquila de que elegí a quien necesitaba. Me encanta cómo te implicas con mi idea, y me alegra haberte elegido.

    ¡Ánimo!

    Un abrazo,

    Ana María.

    Responder
  11. Me dejas con la boca abierta. Ciertamente describes a la perfección lo que llevo sintiendo desde meses astás.. Andaba perdida ofreciendo páginas web a un precio más económico sólo porque me costara menos tiempo en hacerlas. Quizás para conseguir más clientes, pero que clientes vaya.. Dan ganas de llorar cuando consigues que uno de esos clientes que ayer lloraba por crearle una tienda online con DOS MIL productos, edición de diseño, gráficos y publicidad para impresión por 1.200 euros.. hoy te pague todos los cambios sin rechistar al precio que tu impones. Sí lo sé, se que me vas a decir, soy a parte de tonta .. barata. Pero hasta pasados unos meses no te das cuenta.. Mucha gente se piensa que esto es fácil, y puede que no se equivoquen, pero lo peor de todo es que aunque sea fácil, el tiempo es vida y la estamos regalando, el empeño, el gusto, el afán… todo lo que aportamos corre de nuestra cuenta. Al igual que un famoso pintor cobra por la valía de su arte, nosotros tenemos que hacer lo mismo, y lo mejor de todo ello es que cuando lo hagamos trabajaremos mucho mejor, con nosotros y con nuestros buenos clientes.
    A mi me están matando algunos, y otros me proponen que les monte un negocio y no una página web. Si te contara la de barbaridades, buah, que te voy a contar a tí que no hayas vivido ya en tu territorio.
    Gracias por tu entrada, me ha hecho recapacitar justo antes de ofertar mis servicios para este mes de Abril. Esta vez seré justa conmigo misma.

    Saludos!

    Responder
    • Hola Laura,

      Como he dicho anteriormente yo no juzgo los precios de los demás, cada uno es libre de fijarlos como mejor le parezca, aunque si que te reconozco que se me han salido de ojo esos 2000 productos…

      Te entiendo en lo de que hasta unos meses después no te das cuenta, es que no es algo que ocurra de golpe, pasa casi sin darte cuenta y de repente un día te ves agobiado y desencantado.

      Por eso digo que ahí llega el punto de decir: «me planto, tengo que hacer algún cambio o esto va a acabar conmigo».

      Ánimo Laura! y piensa en todas estas reflexiones que has hecho aquí cuando revises tus servicios 😉

      Responder
  12. Hola Arturo,

    ¡Enhorabuena por tu post, por tu sinceridad y sobre todo POR TU COHERENCIA!, hoy en día apenas se ve, no es fácil expresar todo lo que has escrito.

    Hoy en día quiero decir que a mi me encantas y que tienes un nivel de compromiso y de calidad tremendo. A mi especialmente ya me ganaste hace tiempo y me encanta que te pongas en VALOR compañero, porque esto al final es un tema de MERECIMIENTO a tu trabajo y por supuesto que te entiendo perfectamente.

    A nosotras nos ocurre un poco con el Coaching, cuando les decimos lo que cuesta un proceso de Coaching muchas personas no lo hacen por el dinero, no entienden la inversión que supone estar con nosotras 90′ exclusivos en los cuales vamos a sacar de ti lo mejor y además de vamos aportar las mejores herramientas en las que nosotras nos hemos formado y lo mejor de todo no entienden que están invirtiendo en ellos mismos.

    Al final volvemos al precio/hora, si yo sumo todo lo que me he invertido en formación y sigo invirtiendo llego a los 40.000 sin bromear, porque además los Máster y las Formaciones en Coaching y otras formaciones en el extranjero no valen 300 euros. ¿Y todo esto para que?

    Pues en primer lugar para mi, para ser coherente como Profesional y trabajarme yo primera y así poder ayudar y comprender mejor a los demás, y lo segundo por mis futuros clientes, mientras mejor este formada mejor servicio daré y como bien dices mejor Marca ofrecer.

    No sabes la cantidad de personas a las que yo le he dicho no trabajo contigo, porque sabia que no iban a estar a la altura del proceso de Coaching, y además les parecía caro, esto se detecta en el 90% en las sesiones de prueba.

    Así que estoy totalmente de acuerdo y te apoyo al 100% eres un Profesional y das Calidad, así que quien quiera webs x 90 euritos o 100, con además hosting tipo one and one, pues a la que se las hagan ellos o bien algún amiguete.

    El día en que reconozcamos el trabajo de las personas, habremos llegado a un alto nivel de conciencia, recuerda: “No todas las personas pueden ser clientes tuyos” y esto es buenísimo, porque de esta manera atraerás a los clientes que valoren tu trabajo, tu honestidad, tu calidad humana y tu profesionalidad, quien no lo No lo vea, no será tu cliente.

    GRACIAS A TI ARTURO, POR TU MERECIMIENTO Y POR TU BUEN HACER.
    ¡PONTE EN VALOR, SI NO LO HACES TU NADIE LO HARÁ POR TI!!

    P.D. Cuando yo me pongo en valor, soy capaz de pagar a un profesional lo que me pida, no falla.

    Un fuerte abrazo, lleno de cariño y
    Gracias de Verdad.
    Almu!!

    Responder
    • Joer Almu,

      Tú eres de las que entra en el grupo de amigos a los que ayudaría gratis una y mil veces, porque te lo mereces y porque siempre me has demostrado un cariño que me tiene abrumado, en serio 🙂

      Tienes toda la razón en que hay que reconocer el valor de otros profesionales. A mí tampoco me importa pagar lo que haga falta si esa persona me aporta algo valioso.

      Si mi programador cobra x cada hora y su trabajo me devuelve 3x ¿Dónde está el problema? le pago encantado de la vida 🙂

      Muchísimas gracias por tu comentario, de verdad, me ha llegado a la patata 😉

      Por cierto, mañana me pongo con lo tuyo, no te creas que se me ha olvidado, es que he tenido unos días un tanto liados.

      Un abrazo enorme!

      Responder
      • Hola Arturo!!

        Mil Gracias.por tus lindas palabras te aseguro que mi corazón se ha sobresaltado de alegria y cariño.

        Lo importante es tu avance y reconocimiento y por supuesto tu también estas en mi lista de buenos amigos, ya me lo has demostrado con tu atención y generosidad al.ayudarme con varios temas y eso lo reconozco.

        Ahora descansa y tranquilo todo se coloca y este giro tendra sus recompensas.

        Un fuerte y cálido abrazo Campeón!!!
        Almu

        Responder
  13. Hola Arturo!

    Soy relativamente nuevo en la lista de tu blog y me parece muy interesante la información y conocimientos que transmites en tus mails. Yo añadiría a todo lo que has expuesto el tiempo de dedicación al blog que también es una importante inversión.
    En cuanto a las tarifas opino que cada quien debe cobrar lo que considere conveniente tomando en cuenta muchos de los aspectos mencionados en los diferentes comentarios, porque el tiempo y los conocimientos que cada persona posee deben tener un precio que uno mismo tiene que establecer.
    Atentos saludos
    Manuel

    Responder
    • Hola Manuel,

      Efectivamente, cada uno debe poner sus tarifas e irlas ajustando en base a sus circunstancias propias.

      El tema del blog es algo que yo dejo fuera de la ecuación porque no considero que esté directamente ligado a la prestación de mis servicios, aunque qué duda cabe que es un factor determinante a la hora de conseguir clientes y que lleva mucho tiempo mantenerlo.

      Un saludo!

      Responder
  14. Tu post Arturo es muy autobiográfico para mi, en mi caso, se complica porque presto un servicio donde escasea la sensibilización y ha sido contaminado por mercaderes low cost vendiendo fastLOPD.
    Poco que añadir a todo lo expuesto anteriormente, solo que me resulta paradójico que sean otros freelance, con las mismas vicisitudes que yo, entrampados en la misma dinámicas low cost, quienes me regatean luego mis tarifas, me comparan con mi competencia vende varatijas y me relagan sus retailas de lloros para pagar menos.

    Como bien señalas, ya no cometo el error de sucumbir, mi cliente ideal es quien valora mi trabajo, mi experiencia, mi tiempo en divulgar ( que no todo el mundo invierte) y además, tiene los medios para Pagar por ello, los peores pagadores en mi experiencia, son luego los más exigentes y menos agradecidos, así que por mi parte, estoy encantada que se los lleve la competencia.

    Enhorabuena por el post!

    Responder
    • Hola Marina,

      Me imagino que en tu caso te afectará el enorme desconocimiento que hay sobre la LOPD.

      Si a algunos clientes les cuesta entender el valor de una web no quiero ni pensar lo que debe ser explicarles la importancia de la protección de datos 🙁

      Tener claro cual es tu cliente ideal y no ceder ante el que no lo es facilita mucho las cosas, aunque se dice más fácil que se hace 😉

      Gracias por pasarte!

      Responder
  15. Hola Arturo,

    Me parece perfecto si señor. Lo has expuesto de una manera clara y directa.

    La verdad es que el tema de los clientes que no se toman en serio el trabajo de uno seria para escribir un libro. También concordo en el hecho de que una subida de precios no es arriesgado si apuestas en tu propuesta de valor. Eso ahuyentará a clientes que quieren «regatear». De hecho tengo planeado hacer un post sobre como detectar a ese tipo de clientes a evitar.

    No se si ya tienes algo parecido o no pero si me permites una sugerencia creo que serian buenas algunas cosas en este caso:

    1. Una tabla de precios con las tarifa en paquetes por servicio.
    2. Una lista de preguntas y respuestas frecuentes a las que redirigir a tus potenciales clientes para que se aclaren sobre esas pequeñas dudas que puedan tener.
    3. Una sección aparte o en conjunto con la primera donde indiques lo que haces y sobre todo lo que NO haces. Eso te ahorrará muchos emails innecesarios.
    4. Y si quieren un servicio personalizado pues que sepan que lo exclusivo se paga, y caro. Y si no pues lo que tu dices, que se lo haga otro. La verdad es que podrias tomarlo como el ikea, hay muchos productos pero todos con sus medidas estandar, y no veo a muchos quejandose de que quieren una cómoda 10 cm mas larga.

    Bueno esta no es más que mi humilde opinión, hehehe.

    Sólo te animo a que sigas con el buen trabajo 🙂

    Un saludo

    Responder
    • Hola Rafa,

      Los cuatro puntos que planteas ya los hago, aunque no lo tengo publicado en la web.

      Cuando un cliente me contacta le contesto con un presupuesto detallado en el que desgloso lo que se incluye, lo que no (igualmente importante o más aún), condiciones en las que trabajo, plazos de entrega, formas de pago, herramientas que voy a utilizar e incluir, servicios complementarios que le podrían interesar, etc.

      El ejemplo del Ikea me ha gustado, luego ya si quieres un mueble a medida con una madera especial sabes que tendrás que ir a otro lado y que el precio será otro bien distinto 🙂

      Un saludo!

      Responder
  16. Cosas de la vida, justo el día de antes a que tu publicases esta entrada, publicaba yo otra en mi blog en el mismo sentido http://www.josemanuelsanz.es/no-no-te-voy-a-cobrar-95e/ , aunque hablando de la situación en mi sector.

    Harto de competir con precios ridículos, decidí hacerle números a mi cliente para que viera exactamente que vale y que cuesta lo que compra. Acabó diciendo que no al proyecto, pero me quede a gusto.

    La situación que comentas, la estamos viviendo todos los sectores, que se están llenando de advenedizos que con poca o ninguna formación se atreven con todo.

    Nos queda mucho por pelear y soy de la opinión de que al final solo quedará en el mercado la gente seria que y que el low cost acabará cayendo, pero mientras tanto, dan mucha guerra.

    Un saludo desde Gandía (VLC)

    Responder
    • Hola José Manuel,

      Interesante entrada, directa y al grano 😉

      Te digo lo mismo que le he dicho a Marina antes, vuestra profesión es todavía bastante desconocida y en ese sentido tiene que ser muy complicado presentarle un presupuesto de ese tipo al cliente y que lo acepte sin problemas.

      Imagino que detrás del presupuesto tiene que haber un trabajo muy importante de información y concieciación al cliente.

      Según he visto tu precio se me ha venido una cosa a la cabeza: Si muchos profesionales del diseño web se ven morados para cobrar una web a más de 500€… ¿Cómo se apañará este hombre para cobrar 1000€ por una LOPD?

      Y que conste que no lo digo porque no lo valga (tus cuentas son muy claras) sino por el desconocimiento que puede tener el cliente sobre lo que le estás ofreciendo.

      En tu entrada dices que ante semejante diferencia de precio: “es obvio que algo no nos dicen o que el servicio es como mínimo pésimo”.

      Lo malo es que muchos clientes pensarán al contrario. Su percepción será de que tú eres el carísimo y que te has pegado una pasada enorme con el precio porque otros lo hacen por 95€.

      A mí me ha pasado.

      Me han llegado a presentar un presupuesto de 160€ de otro profesional por hacer una web por la que yo pedía 700€ (y por la que una agencia le pidió 2000€).

      Si el cliente te quiere escuchar es posible que le puedas explicar dónde reside esa diferencia, pero si se deja hipnotizar por el precio no hay bola que rascar.

      Pero lo dicho, ese cliente no me duele perderlo.

      Un saludo y gracias por compartir tu experiencia y tu entrada

      Responder
  17. Bravo Arturo. Creo que has dejado plasmado en un artículo lo que la mayoría de diseñadores profesionales pensamos. Yo también he escrito algunos artículos sobre este tema. Al final es lo de siempre, no se puede competir por precio, porque la tendencia es siempre a la baja.
    Si miras en portales tipo infojobs freelance, te echas a llorar directamente. Piden páginas web completas por presupuestos que van de 50 a 250€. Creo que con estos precios, pronto será más rentable contratar freelance en España antes que en la India.
    La única opción viable es lo que tu has decidido hacer, subir precios y el nivel de exigencia. Yo tengo claro que ni todo el mundo es mi cliente, ni todo el mundo se puede permitir los precios que yo cobro ¡y no pasa nada!
    El problema es cuando vas justo de trabajo, que la tentación de coger un trabajo de 300€ es grandes (menos da una piedra, no?), pero al final, ese tipo de cliente da más problemas que alegrías. Es curioso pero la gente que menos paga siempre es la que más problemas da, más pegas pone al trabajo, etc.
    Hay de todo, pero en lineas generales siempre suele ser así.
    Yo siempre digo lo mismo, si tienes hambre puedes irte a comer un menú de 9€ o a uno de 30€. En los dos casos te llenarás la barriga, pero desde luego NO es lo mismo.

    Un abrazo!

    Responder
    • Hola Jose,

      Los de los portales tipo Infojobs es de risa, pero es cierto que muchos clientes ven esos precios y piensan que eso es lo normal.

      Mira, yo entiendo perfectamente al que va justo de trabajo y coge webs a 300€, cuando yo empezaba también lo hacía.

      Hay que comer, qué coño…

      Pero en mi situación actual tengo muy claro que si no me entra ningún proyecto en un mes no pasa nada, ya estoy trabajando en generar otras vías de ingresos que me permitan tener huevos en distintas cestas.

      Si un mes no tengo ningún proyecto podré escribir más entradas en el blog, hacer más networking, seguir avanzando en el curso que pienso lanzar, etc.

      Diversificar te permite no depender en exclusiva de la venta de tus servicios y eso te permite a su vez tener más libertad (y menos miedo) a la hora de fijar tus precios.

      Yo también estoy de acuerdo en que los clientes que quieren pagar menos son los que más pegas ponen… curioso 😉

      Un saludo!

      Responder
  18. Muy muy bueno, ya te digo que casualidad o no, siempre escribes lo que necesito jejejeje

    Me encantó eso de: «Hay clientes tóxicos que no valoran tu trabajo ni la herramienta que vas a poner en su poder».

    En el fondo ya lo sabía, pero siempre viene bien que te lo recuerden.

    Gracias por tu tiempo, saber y experiencia y sobre todo por compartirlos 😉

    Virginia

    Responder
  19. La entrada perfecta, publicada justamente el día de mi cumpleaños. 😀

    No podría estar más de acuerdo contigo.

    El cobro por horas puede ser útil en proyectos de diseño poco complejos, así como el cobro por «páginas» en proyectos editoriales.

    Pero en proyectos complejos como el desarrollo de una web, o de identidad, lo que importa más es el impacto, el valor y la experiencia que tú tengas! 😀

    Personalmente, el cobro por horas me parece como si el proceso creativo del diseño se transformara en una cadena de producción fordista.

    Cada proyecto es único, y necesita su propio espacio para desarrollarse. Una identidad que te tomó dos semanas desarrollar porque tanto tú como tu cliente tuvieron que aterrizar todas sus ideas hasta lograr el concepto perfecto; no vale más que la que te tomó 2 días porque ya todo estaba claro desde el brief inicial.

    ¡¡¡Gracias por compartir toda tu excelsa sabiduría!!! 😀

    Responder
  20. Grande Arturo!
    Verdades como puños. Créeme que yo suelo decir más veces NO a los clientes que un Sí. Precisamente porque mi trabajo es el que es, y sino que busquen a otro. Quiero decir, si me piden que les haga yo el blog seguramente será porque han visto cómo trabajo, escribo, los conocimientos que tengo…
    ¿De qué me sirve toda esa «marca» creada si luego me piden un trabajo sin calidad o a un precio que ni ellos mismos cobrarían?

    En fin, un día voy a tener que escribir un artículo sobre la fuerza de decir NO. 🙂

    Un abrazo crack!

    Responder
  21. Hola Arturo:

    Has tocado la fibra sensible de la mayoría que nos dedicamos o nos hemos dedicado a trabajar de forma independiente 🙂

    Yo pasé esa crisis hace unos meses, mis potenciales clientes, a pesar de que me valoraban porque seguían mi blog y estaban muy interesados en mis servicios, a la hora de la verdad no era cierto. Lo que estaban dispuestos a pagar no estaba alineado con el valor que yo les aportaba.

    ¿Resultado? Un 90% de esos potenciales clientes no cuajaban. Después de un tiempo, fui aprendiendo a diferenciar el grano de la paja, y durante los últimos meses he hablado con menos pero la mayoría han terminado por trabajar conmigo.

    En esto nos queda mucho por aprender de los americanos, que no le tienen miedo a ganar dinero o a valorar sus servicios 🙂

    Te deseo lo mejor, sobre todo, que consigas bajar el número de horas de dedicación, a la larga, te pasará factura.

    Un abrazo.

    Responder
    • Hola Val,

      Un placer tenerte por aquí! 🙂

      Me quedo con tres cosas de lo que me dices:

      1. Mejor tratar con menos clientes pero conseguir un mejor porcentaje de contrataciones. Me parece mucho más productivo.

      2. En España parece que está mal visto ganar dinero y más tal y como están las cosas, pero me parece una actitud un tanto hipócrita, todos querríamos ganar más dinero y envidiamos de forma más o menos sana al que lo consigue.

      3. El cuerpo ya me lleva pidiendo que pare una temporada, tienes toda la razón en que tengo que bajar el ritmo 🙁

      Un abrazo y muchas gracias por pasarte.

      Responder
  22. Muy buen articulo Arturo.
    En relación a los presupuestos por horas, solo es rentable si le sumas factores fijos, como ganancia % de la empresa, % de desvio, etc.
    A la hora de presupuestar una cosa que sabes que tardas 10horas pero cobras 30horas, lo que hay que tener en cuenta es el dicho: Apretar el tornillo = 10horas. Saber que tornillo apretar = 20horas.
    Yo creo que se tiene que cobrar por hora efectiva de trabajo y tambien por conocimiento y calidad del trabajo. Uno ejemplo tienes con los abogados, apesar de hacer el mismo numero de horas para un determinado trabajo tienen tarifas muy diferentes consoante su calidad.
    Gracias

    Responder
    • Hola Ricardo,

      Estrategias, trucos y triquiñuelas para cobrar más hay muchas, pero yo personalmente no me encuentro cómodo facturando más horas de las que trabajo, prefiero aumentar el precio de mi hora o directamente cobrar un precio cerrado independientemente del tiempo que tarde.

      Lo que sí considero es que tu experiencia, conocimientos y habilidades tienen que verse reflejados en el importe final.

      Un saludo y gracias a ti por comentar 🙂

      Responder
  23. Hola de nuevo Arturo, Aquí va la opinión de uno de los usuarios de tu blog que «generó la idea» de este artículo. jeje!

    Esperaba como agua de mayo este nuevo post tuyo… y no me ha decepcionado para nada.

    En realidad, viendo todo lo que escribes, pensaba que a ti no te pasaba por la cabeza ese mismo pensamiento que también pasa por la mía desde hace tiempo:

    ¿He elegido la profesión correcta? ¿Me merece la pena dedicarme a un trabajo que no se valora?

    Eso va unido a que no estoy teniendo el volumen de clientes que me gustaría me hace dudar absolutamente de todo, sobretodo de mis precios y hasta de mi mismo, de mis capacidades en algunas ocasiones y de si debería recular y dar un paso atrás (cosa que no me gustaría en realidad, porque me encanta trabajar haciendo diseño web y trabajando a mi manera y desde la libertad que te da el ser «freelance»).

    Veo que, aunque me fuesen las cosas mejor como te van a ti (o eso creo por lo que pones en tus artículos) esa duda seguirá. Me «anima» en parte ver que no soy el único al que le suceden este tipo de cosas.

    Me encanta como expones todos los temas que tocas. Para mi ahora mismo eres un referente de como me gustaría que me fuesen las cosas en el futuro y te seguiré artículo a artículo porque en realidad pienso igual que tu en la mayoría de las cosas, pero supongo que al no estar yéndome demasiado bien las cosas dudo de si esta manera de pensar me llevará a algún lado. Viéndote a ti supongo que es posible.

    No me importa currar «12 horas o más» como bien dices en tu post si con ello consigo la libertad laborar que ansío y dedicarme a lo que más me gusta. Seguiremos luchando por intentar que la gente valore realmente lo que es realizar una página web o una tienda online para su negocio.

    Seguiré leyéndote con interés.

    Un saludo.

    PD: No me importaría tampoco colaborar contigo si tuvieses sobrecarga de trabajo y qusieras delegar clientes. Apunta mi email por si acaso y si quieres, claro está. 🙂

    Responder
    • Hola Jose Antonio,

      Anda que buena la habéis liado con el debate de la otra entrada… 🙂

      Cuando dedicas muchas horas y esfuerzo a tu proyecto y ves que los resultados no acaban de llegar es normal dudar de todo, nos pasa a todos.

      Pero te doy un consejo, no dudes de ti. Si eres una persona decidida y a quien le gusta hacer lo que hace (está claro que es así) estoy convencido de que terminarás sacando adelante tu idea.

      Mira, cuando escribo entradas como esta, o los resultados del primer año del blog lo hago para que otros vean que el camino es duro, pero que se puede conseguir. Yo también he pensado todo lo que piensas tú y sé que es duro, pero si sigues haciendo las cosas bien durante el tiempo suficiente el resultado acabará llegando.

      Por cierto, eres la segunda persona hoy que me pide que le pase clientes… tendré en cuenta tu ofrecimiento 😉

      Un abrazo!

      Responder
      • Muchísimas gracias por tus palabras de ánimo Arturo.

        La verdad es que ejemplos como el tuyo son los que me animan a no tirar la toalla en muchas ocasiones. Es inspirador ver las experiencias de gente que ha pasado por situaciones parecidas a la tuya y que han salido para adelante.

        Como te dije, para mi eres un ejemplo a seguir. Espero que todo te siga yendo muy bien.

        Un saludo.

        Responder
  24. Hola Arturo!
    Qué buen artículo y menudo hilo de comentarios! Enhorabuena 🙂
    Yo he pasado por muuuchas estrategias de precios, desde cobrar por horas, pasando por el «mas o menos lo que este otro pero un poco menos» y terminando en el «precio cerrado por proyecto» pero que luego de cerrado…tiene bien poco.
    Me parece muy interesante que hagas estas reflexiones en alto y sobre todo que tengas claro que no hay ningún riesgo, que al final te vas a quedar con los clientes que valen la pena y vas a trabakar mucho más a gusto, no te queda duda.
    Por cierto, al final dices que te llama el marketing de afiliación y los infoproductos como «cantos de sirena»… sé que no lo dices con la intención que te voy a explicar ahora, pero aclarar que los cantos de sirena eran para atraer a los marineros hacia las rocas embelesados por dichos cantos, y al final ni sirenas ni nada lo que habían eran unas preciosas rocas contras las que chocar el barco jejeje
    O dicho de otra forma, dejarse seducir con falsas promesas. En tu caso estoy convencido que tanto cuando te pongas con una cosa como con la otra en serio, de promesas nada, sino realidades y con bastante éxito. Fijo 😉 Un abrazo!!!

    Responder
    • Hola Omar!

      El hilo de comentarios es espectacular y no solo por la cantidad, sino por el valor que están aportando cada uno de los participantes, os lo agradezco a todos enormemente 🙂

      Siempre me ha parecido curioso tu caso a la hora de fijar precios porque en tus reportes mensuales he visto en varias ocasiones como decías que habías hecho dos páginas web (por ejemplo) pero lo que habías cobrado por este concepto era bastante más de lo que correspondería en base a tu precio estándar.

      Supongo que al final el cliente siempre pide añadidos, modificaciones, extras, etc. que acaban subiendo el precio, pero entonces es lo que dices tú, el precio nunca es cerrado del todo.

      No sé si hay riesgo o no en lo que voy a hacer, pero lo considero necesario así que «palante».

      Joer Omar, ya me has desguazado la frase final de cierre apoteósico jajaja

      Tienes toda la razón, yo quería decir que me atraen mucho, pero no pensé en el sentido negativo que tiene de trasfondo la frase 🙁

      Un abrazo enorme y muchas gracias por pasarte 🙂

      Responder
  25. Amén Arturo!

    Haría un copy/paste de tu artículo para publicarlo abiertamente en mi blog, pero sería un poco «rastrero» por mi parte y a Google tampoco le haría gracia jeje…

    En cualquier caso, reafirmo hasta la última coma que escribes.

    Clientes tóxicos: NO GRACIAS!
    Regateos en el precio: ESTO NO ES UN MERCADILLO. LO SIENTO!

    Si quieres algo bien hecho y con garantías, hay que pagarlo. Punto.

    No conozco a nadie que vaya a una Apple Store a regatear por un iPhone o un Mac. Sería absurdo.

    Pues esto es igual.

    Lo dicho Arturo, adelante con tu nueva estrategia. Te vas a quedar a gusto con la limpieza que vas a hacer 😉

    Un abrazo!

    Responder
    • Hola Antonio,

      Me ha hecho gracia lo que me dices de quedarme a gusto con la limpieza porque ayer mismo me ha escrito un «posible cliente» diciéndome que había leído mi última entrada (ésta) y que tenía claro que soy el diseñador que necesita.

      Solo me pedía que me ajustara lo más posible en el presupuesto ya que no tenían mucho margen para el proyecto, pero esperaba compensarlo con futuros encargos, además consideraba que el aprendizaje que obtendría con este desarrollo sería muy interesante para mí…

      Yo creo que este hombre se equivocó de blog o no entendió bien la entrada que dice que se había leído, porque si no no me lo explico 😉

      Un abrazo!

      Responder
      • Llevo media hora leyendo el post y los comentarios, y desde luego este es el mejor de todos!!
        1. Aun no he ni desayunado por esta entrada
        2. Cuandotedicen. ..amortizar con futuros proyectos, me huele a que contrataran un lowcost para que directamente copie y copie.

        Agradeceria un post sobre pirateria, derechos de autor y etc. Que en nuestra empresa se está convirtiendo en el gran eje a superar!?

        Responder
    • Hola Elsa,

      Siento el retraso en contestar, Akismet había enviado tu mensaje a la bandeja de spam 🙁

      Me alegro mucho de que te haya gustado, por lo que veo es un problema que nos afecta a muchos.

      Un saludo!

      Responder
  26. Estimado Arturo,

    Yo trabajo en un campo completamente distinto al tuyo, soy audioprotesista… Y gestiono mi trabajo como tu. A mis pacientes les suelo decir: «Si usted quiere un trabajo bien hecho, quédese aquí. Si quiere algo barato, busque en otro sitio. Yo no soy el mas caro ni el mas barato, simplemente no me oriento por el coste económico del trabajo sino del valor que usted necesita.»
    Y sabes que? Pues que funciona. Mi competencia sigue teniendo trabajo, claro, pero yo estoy literalmente desbordado y tengo pacientes que esperan semanas para verme, y tengo otros que hacen mas de cien kilómetros para que sea yo quien les ponga audífonos.

    Asi que si, tienes toda la razon y todo el futuro por delante también. Animo y a seguir!

    Responder
    • Hola Carlos,

      Me parece interesante un apunte que haces, que no tires tus precios por los suelos o que no te rebajes para conseguir un cliente no quiere decir que seas caro, simplemente que te valoras y pones un precio mínimo por el que estás dispuesto a ofrecer tu servicio.

      Y si vas desbordado de trabajo es señal de que tus precios no son caros, o al menos tus clientes (pacientes) están dispuestos a pagarlos porque saben que merece la pena.

      Gracias por comentar!

      Responder
      • Es que si tiro los precios entonces ofreceré un producto que no es el que espera mi paciente, con una calidad y un servicio que no son los que la gente viene a buscar cuando me busca. Igual que te pasa a ti con tus clientes. Hay que saber elegir en la vida, yo he elegido hacer bien las cosas y hacerme famoso (dentro de mi profesión) por lo que hago y no por ser el todo a cien de la esquina.
        Sin animo de spam (borralo si no te parece apropiado) te pongo aquí el relato que hice en mi blog de un episodio con un paciente que me recriminaba justamente «mi precio»:
        https://9mapaxes.wordpress.com/2014/03/27/profesionales-baratos/

        Responder
  27. Parece que somos muchos los emprendedores que tenemos problemas a la hora de poner precio a nuestro trabajo, en mi caso, que estoy empezando, y, como se dijo más arriba, cobrar un poco menos que un profesional con experiencia es lo normal, pero solo con el objetivo de ganar algunos clientes y tener un portafolio de trabajos que mostrar.

    Eso, si, aunque yo esté comenzando, y tenga unos pocos, muy pocos clientes en este momento, no significa que mi esfuerzo no vale nada, porque de eso se agarran muchos clientes, como saben que eres nuevo/a, en el mercado, se creen que tienen autoridad para regatearte el precio, y yo eso no lo permito, MI TRABAJO VALE LO QUE VALE, como bien dices a algunos es mejor perderles que encontrarlos.
    Aunque muchas veces la necesidad nos tiente a decir que sí a todo a un cliente, ( me ha pasado), y despues nos arrepentimos.

    Para mí todo tiene una curva de aprendizaje por la que debemos pasar todos, y justamente los emprendedores debemos atravesar esas etapas, formación,escasez, incertidumbre, agobio, pero estoy segura que la perseverancia es clave para lograr el éxito. De otra forma no existirían emprendedores.

    Desde mi punto de vista la mejor forma de cobrar un precio justo a un cliente es hacerle ver lo que le estás aportando como profesional, quizás lo vea quizás no, pero por lo que leí, en algo estamos todos de acuerdo y es que bajar los precios no es la solución.

    Buen artículo Arturo, (cruda realidad).

    Responder
    • Hola Mary,

      Yo también he dicho a clientes que sí por necesidad sabiendo que me iban a dar por saco… y efectivamente luego te arrepientes 🙁

      Me ha gustado la curva que describes: formación, escasez, incertidumbre y agobio. Todos pasamos por ella 🙂

      Muchas veces hablo con otros profesionales que tienen problemas para vender sus servicios cuando a lo mejor hace 5 años les iba mucho mejor y siempre les digo que el problema no está en que ellos sean peores profesionales ahora ni en que haya menos demanda, sino en que no están sabiendo comunicar el valor que aportan ni están sabiendo hacer ver al cliente que ellos son su mejor opción.

      Desde mi punto de vista hay muchos buenos profesionales que no están teniendo éxito porque no están sabiendo demostrar al cliente su valía.

      Un abrazo!

      Responder
  28. Que tal Arturo, igual te sorprende verme por aquí, pero si…te sigo vigilando de cerca amigo mio 😉 ya sabes que yo soy más de leer que de responder, más aún cuando como en este caso casi todo está dicho, tanto por tu parte como por la de aquellos que han comentado tu artículo.

    La verdad es que como sabes ya van ahora 3 años que deje el maravilloso mundo Freelance para integrarme dentro de la rutina de equipo en una empresa, con sus pros y sus contras que tampoco es mi intención debatir ya que al final «sufrimos» de igual forma a unos clientes y disfrutamos con otros, al final la diferencia es tan solo económica y por supuesto no hablo de cantidades, más bien de que ahora conozco de antemano mis ingresos ya que están fijados en una nómina y antes…pufff el gráfico de ingresos era como el skyline de Nueva York… 🙁

    Volviendo al «debate» estoy de acuerdo con todo lo que se ha comentado, al final cuando estudias mecánica cobras por saber que tornillo apretar y no por el valor del tornillo ni el tiempo empleado…y además queremos el mejor mecánico para estar seguros de que nuestro coche va a funcionar perfectamente y no fallará a los pocos kilómetros…. lo mismo ocurre con otras actividades como médicos, abogados….pero claro…cuando entramos en nuestro ámbito…

    Hace unos días comentábamos una publicación compartida por Facebook de una oferta real en Alicante donde solicitaban un diseñador gráfico senior a tiempo completo, evidentemente con experiencia y conocimientos probados en diseño gráfico, desarrollo web, html5, css3, php y que además realizaría tareas de CM en redes sociales.. y ya imagino que formatear e instalar equipos…con un contrato de prueba de 4 meses y unos ingresos de 450€ brutos tras los cuales pasaría a percibir los mismos ingresos que el resto de plantilla aunque ya advertían o dejaban caer aquello de según convenio.. a saber cual…por que aquí ingenieros, informáticos, diseñadores…al margen de categorías profesionales te los puedes encontrar como auxiliares administrativos…

    Lo que llama la atención es que había 43 demandantes de esa oferta en solo unas pocas horas y no seré quien critique a nadie, la necesidad empuja a lo que sea y ese es el problema, cuando necesitas un empleo de 450€ brutos mensuales a jornada completa es lógico pensar en los precios de sus servicios como freelance.

    Por ello tienes razón cuando dices que al final se trata de dar un buen producto a su precio y con la garantía de tu marca, eso es lo que marca la diferencia con el resto. La regla es sencilla: lo barato sale cara siempre, ¿ cuantos clientes vuelven después arrepentidos de la poca calidad de lo entregado por otros y pidiendo que soluciones el problema ? es lo de siempre. Y lo barato no es sinónimo de malo, siempre habrá marcas blancas con garantías mínimas y prestaciones correctas y marcas de primera calidad sobradamente contrastadas, Arturo García me consta es de estas últimas.

    Ánimo y no te agobies, trata de descansar también y relajarte que de lo contrario ocurren estas cosas como a mi buen amigo Saúl y te ves infartando a los 30.. y no merece la pena.

    Por último piénsate muy en serio el tema de la consultaría, es una muy buena opción, tengo varios amigos que están de lleno en ello y con muy buenos resultados.

    Un abrazo y a ver si tomamos un cañas 😉

    Responder
    • Hombre Sr. Dioni!!!

      Pues sí que me sorprende, la verdad, creo que es tu primer comentario en mi blog, aunque sentía tu presencia en la sombra… 😉

      Un diseñador que trabaje por 450€ brutos al mes a jornada completa tiene que necesitarlo de verdad, pero si yo pudiera hablar con él le transmitiría el siguiente pensamiento:

      Si trabajas ahora para esa empresa por ese importe dentro de 12 meses habrás ingresado 5400€ (eso si no te han echado ya), con una jornada esclava, cero motivación y ninguna perspectiva de crecimiento (su jefe no creo que sea de los que suben el sueldo ni promueve la auto realización de sus empleados).

      Imagina que en vez de eso empiezas hoy con tu blog y a trabajar tu marca personal. Dedicas las mismas 8 horas al día que si estuvieras trabajando pero lo haces en tu proyecto personal. Dentro de 6 meses (si lo has hecho medianamente bien) tendrás cierta cantidad de tráfico en tu web, tu nombre empezará a sonar en ciertos círculos y puede que hasta te estén llegando tus primeros trabajos (mi primer encargo a través del blog me llegó cuando llevaba 2 meses con él).

      Cuando lleves un año con tu proyecto no sé si habrás ingresado 5400€, puede que sí, o puede que no, pero tu trayectoria irá en ascenso y en algún momento tus ingresos superarán con creces esa cantidad.

      ¿Qué no estás interesado en trabajar por tu cuenta? vale, tu blog te dará la visibilidad que necesitas para que te lleguen ofertas serias de trabajo, no esta bazofia de 450€. Dioni, tú sabes cuando empecé con esto y cómo estábamos todos, por aquella época envié 200 Curriculums y me contestaron de 3 empresas, cada cual con propuestas menos apetecibles.

      A día de hoy todas las semanas recibo varios correos de agencias interesados en sub contratarme. El blog te da visdibilidad, autoridad y reputación. Si lo aprovechas bien te podrás olvidar de esas oferta basura y empezar a trabajar en las condiciones mínimas que nos merecemos todos.

      Esta reflexión se la recomiendo a todo el que esté en el paro o en unas condiciones mejorables en su trabajo, lo que puedes hacer para mejorar no termina en hacer cursos y enviar curriculums.

      Dicho esto, si no puedes estar unos meses sin trabajar y la necesidad te acucia no digo nada, como he comentado antes cada uno tiene sus circunstancias y en la necesidad te veas…

      Espero que se haya entendido lo que quiero transmitir.

      Pobre Saul, es como para reflexionar 🙁

      Las cañas van a tener que esperar unos días, pero me apetece mucho y me lo apunto en mi lista de prioridades 🙂

      Me ha alegrado mucho verte por aquí.

      Un abrazo crack!

      Responder
    • Hola Emil,

      Es cierto que algunos servicios no se valoran como se merecen, quizá porque no se percibe o cuantifica el retorno de inversión que tienen.

      Conozco empresas que tienen puestos banners en otras páginas web para promocionar la suya y luego no tienen ni Google Analytics instalado.

      No saben desde dónde les llega el tráfico, qué banners son rentables y cuales no y tampoco saben qué cantidad de ventas proceden de esas visitas.

      En estos casos es muy probable que el cliente perciba que la inversión no le está sirviendo para nada ya que no tiene datos concretos que demuestren lo contrario.

      En este sentido me gusta mucho la corriente del Growth Hacking como estrategia para medir los resultados de nuestras acciones, que en España está liderando Val Muñoz con su blog http://growthhackinglabs.com/

      Un abrazo señor!

      Responder
    • Hola Rafa,

      Creo que el problema que trato en la entrada afecta a muchísimos sectores, muchas veces el cliente no sabe distinguir la diferencia entre dos productos de calidades muy diferentes.

      En el caso de una web el cliente muchas veces solo entiende lo que ve: el aspecto visual, y algunas veces ni siquiera sabe diferenciar un diseño cuidado y actual de uno que ya está obsoleto.

      Por eso siempre digo que hay que trabajar en «educar» al cliente, en hacerle entender el por qué de la diferencia de precio.

      Si después de entender esa diferencia sigue eligiendo el producto barato me parece perfecto, es su decisión, pero por lo menos que sea consciente de lo que está comprando y del por qué de ese precio tan bajo.

      Muchas gracias por comentar 🙂

      Responder
  29. Te lei de cabo a rabo, resultó ser una lectura muy entretenida. Me gustó esa dialectica discursiva donde vas y vienes interactivamente dejandro un rastró profundamente emocional de tus aprendizajes. Entiendo que se trata de eso, de ser diferentes, y vaciar tus emociones allí en tu Blog parece que funciona, pues me llamó la atención del circulo de aliados que empujan tu blog a través de la participación activa en tu caja de comentarios. Si algo dá vida a un blog y lo posiciona es la participación activa de la gente, iagualmente expresando sus emociones y aprendizajes.

    En referencia a tu pasión y profesionalismo, ciertamente ser webmasters resulta ser adictivo, pues el internet es el opio de los webmaster. Creo que tu fortuna es ser un especialista en WordPress. Personalmente desde la experiencia de Van Gaal y su arquero especialista en tapar penales en mundial Brasil 2015, y el hecho de no repetir su estrategia en el siguiente partido pienso que lo más importante en la vida es perseverar, recordemos la famosa frase de «Nunca se rindan…» de Churchill. Exitos amigo global.

    Por cierto, ¿Como haces para desencadenar tanta participación en tu Blog?, ¿Es un Club de optimistas colaboradores webmasters?, es interesante eso… por que la gente es tal cual como tu lo describes, egoista, individualista y mal agradecida, y eso no es extraño a la naturaleza humana, somos asi… Saludos

    Responder
  30. Es verdad que esta entrada ha tenido muchísima participación, supongo que porque mucha gente se ha sentido identificada, pero no siempre es así, también tengo muchas entras con 3 ó 4 comentarios 😉

    No hay una fórmula efectiva para que la gente participe, solo puedes escribir con ganas de ayudar y tratando de encontrar temas que interesen a la gente, luego unas veces se genera un debate interesante y otras veces no. Ojalá supiera dar con esa tecla y que todas las entradas tuvieran esta participación 🙂

    Lo que no creo que haya dicho en mi entrada es que la gente sea egoísta, individualista y desagradecida, de hecho tengo muchos buenos clientes que sí valoran y aprecian mi trabajo. También cuento con colaboradores y compañeros bloggers que me echan un cable cuando lo necesito, así que no tengo ninguna queja de la gente.

    Solo me refiero a ese tipo de cliente que se intenta pasar de listo o que no respeta lo que hago, pero de esos hay en todas partes y en todos los ámbitos de la vida.

    Por suerte considero que son la excepción y no la regla.

    Un saludo!

    Responder
  31. Si, esa tecla que desencadena la participación forma parte de mis permanentes observaciones. Vale la pena hacer «ciencia webmaster» para promover y retener la participación en entornos web. He escrito sobre ese tema, lastima que eliminaste mis enlaces…. Pero entiendo, este es tu Blog y no el mio. A propósito, es exactamente lo que hace Google, Facebook y otros más. Saludos y éxitos.

    Responder
  32. Vaya exitazo el de de esta entrada. Interesantísimo lo de trabajar cada vez mejor y más rápido y tener el sueldo menguante.

    Si es que poner los precios es un rompecocos, y es crucial para funcionar en un negocio.

    No sé si alguien lo ha sugerido por ahí, porque hay tantos comentarios que no los he terminado de leer todos, pero ahí va mi aportación: no olvidéis poner caducidad al presupuesto. Un mes por ejemplo. Se hace en muchos sectores de actividad y es comúnmente aceptado: «Este presupuesto tiene validez de un mes (o lo que os parezca) desde la fecha»

    Así, el cliente que viene más tarde, ya sabe que tiene que responder en ese plazo. Además puede ser un buen acicate para que no lo dejen para más tarde.

    Un saludo, Arturo

    Responder
    • Hola Pilar,

      Es verdad que poner precios no es fácil, pero casi creo que hay una cosa más importante que los precios y es la capacidad y el valor de decir NO.

      Vengo de leer un post excelente de Val Muñoz dónde habla precisamente de esto y de cómo la falta de foco en lo importante nos lleva a tomar decisiones erróneas.

      Se lo recomiendo a todo el mundo: http://growthhackinglabs.com/la-esencia-del-growth-hacking/

      La fecha de caducidad en los presupuestos es fundamental, yo me he pillado los dedos con ese tema varias veces 🙁

      Un saludo!

      Responder
  33. Soy de esas personas que están empezando y cuando creía que me estaba aclarando con el tema de la tasación de mis servicios, vienes tú y me lo descolocas todo 🙂 Me has proporcionado una perspectiva distinta a la que tenía y con la que estoy de acuerdo en su totalidad. No me había planteado lo valioso del producto que voy a entregar al cliente y solo me basaba en la tasación del tiempo empleado para llevarlo a cabo.

    Muchas gracias por tu aportuación. Un saludo
    Lucía

    Responder
  34. Guau, pedazo de artículo. ¡Bravo! Se nota que te salió muy de dentro.

    A mí me viene como anillo al dedo ahora que estoy decidiendo lanzarme por internet. Ya tenía bastante claro que mi servicio iba a ser de tipo productizado. Es decir, hago esto por este precio y de ahí no me salgo. Pero leerte me ha hecho tenerlo todavía más claro. Tu post desprende frustración y rabia, y me ha venido genial leerlo. Muchas gracias.

    Yo trabajo en una tienda de cara al público y la verdad es que veo todos los días lo que dices. Los clientes que saben lo que quieren, que saben lo que cuestan, y que se lo llevan sin regatear con el precio. Y los que quieren lo mejor, que lo quieren para fardar, pero que todo le parece caro y se lo quieren llevar a precio de ganga.

    Me alegro de que llegases a esa conclusión y de que explotases. Y sí, digo explotar. Muchas veces hay que llegar al límite de una situación para tomar medidas para cambiarla. Seguro que lo has pasado mal, pero seguro que después tomaste la decisión correcta.

    En fin, un fuerte abrazo 🙂

    Responder
  35. Muy bien, no has descubierto nada esto es o mismo que le pasaba y pasa al 90 % de los profesionales independientes, sean del ramo que sean, lo ùnico que unos no tienen tanta suerte y si no lo hacen a 10 € no comen.
    El cerrajero, el manitas, el cristalero, el, el, o a caso cuando te se para la caldera en pleno invierno y llamas al técnico y luego te cobra lo que te cobra y que siempre te parece caro no es lo mismo?
    A caso no le cuestionarás que por 30′ te cobre 250 € ?
    Seguro que no lo miraras desde la perspectiva del valor del resultado y lo llevaras al valor tiempo, o no ? Y te parecera que se ha pasado, verdad ?
    Y seguro que como tu estás sentado delante de una pantalla con el coste individual del consumo electrico y el coste residual de la amortizacion del equipo no piensas en ese técnico en todo lo que ha tenido que hacer para llegar hadta ahi.
    Felicidades por conseguir lo que hace años muchos profesionales intentan cobrar y no consiguen poder decir….por ese precio no trabajo!!

    Responder
  36. Hace poco un cliente nos pidió un presupuesto para una web en WordPress y nos pasó algo parecido. Le dimos nuestra tarifa habitual y nos contestó que le parecía muy caro. Entonces que haces? le cobras según las horas que te lleva y le quitas valor a experiencia y cualificación o mantienes lo que consideras una tarifa justa y te expones a perder un cliente. Nunca es fácil la decisión pero quizás lo más lógico es pensar que hay que mantenerse fiel a tus convicciones y si el cliente se va pues pensar que mejor no contar con un cliente que sólo mira el precio.

    Responder
  37. Hola..yo llevo poco tiempo con mi blog pero gracias ael he descubierto mi vocacion y pasion por todo este mundo. Yo tambien soy un desastre fijando precios como otros compañeros principiantes. Tambien mi publico en su mayoria son bloggers que utilizan su blog como hobbie o quieren probar en el emprendimiento creativo/artesanal. Suelo ponerme en su lugar y por eso mis precios creo que con asequibles . Recuerdo cuando yo empece q pregunte a diseñadores de blogs (blogger) que me pedian 400 euros por ponerme el blog bonito. No diga que sea un precio abusivo pero en mi circustancias me era imposible pagar. En parte debo agradecerselo porque asi empece a aprender y formarme en este mundo. Todavia no soy autonoma pero hace un par de meses note un subidon de clientes y propuestas que supongo seran fruto del trabajo anterior. Y aqui sigo con una lucha interna de que deberia cobrar ( anunque hace un mes ya decidi subir mis precios de «novata» y los clientes han seguido llegando e incluso mas). Te agradezco leer post como el tuyo que no iluminan que gente con ilision y pasion por su nuevo trabajo ( gracias a mi exjefes por despedirme hace dos meses…). Un saludo.

    Responder
  38. Buenas tardes Arturo,
    Con mucho el mejor artículo que he leído en relación a los precios de las Web. Me has despejado muchas dudas. Como anécdota decirte que estoy empezando en este mundillo y quise captar clientes cobrando poco más de 300€ por trabajo, cosa que después de leer tu artículo no haré. Volviendo a la anécdota, cuando puse ese precio, me dijeron poco más que solo un gilipollas pagaría tanto por una web, así que me quede bastante descolocado, porque la verdad sea dicha no tengo punto de referencia a la hora de presupuestar trabajos, pero como tú bien dices, tampoco es plan de regalarlo.
    Gracias por tú artículo y tus valiosos consejos, pero de una cosa si que me he dado cuenta, mientras menos quiere parar un cliente más porculero es, y perdón por la expresión.

    Responder
  39. ola Arturo espero que leas mis notas pues quiero preguntarle que es lo que debo saber para hacer paginas web si fuera tan amable que por favor me respondieran.

    Responder
  40. Hola Arturo! Yo nunca he cobrado por horas de trabajo, ni nunca he cobrado por “cositas puntuales”, siempre vendo el proyecto completo incluyendo asesoría e implementación en SEO y realización de alguna campaña de pago (SEM, retargeting o alguna campaña desde Facebook o red social). Si no vendo todo completo, no trabajo ni la página. Porque siempre les explico al cliente que una web sola, es gastar el dinero sin más, que lo que importa es implementar una estrategia, un sistema ordenado y medible para poder ganar dinero. Le saco cuentas de cuánto ganaría con la página y le digo en x meses ya se ha pagado ella misma y lo demás es tu rentabilidad. Si no la haces, seguirás ganando lo mismo.

    Responder

Deja un comentario

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las páginas web NUNCA serán rentables

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las páginas web NUNCA serán rentables

La mayoría de las páginas web NUNCA serán rentables.

 

¿Te cuento por qué?