facebook_pixel

Cómo superar los miedos del emprendedor

Si eres emprendedor o estás pensando en emprender seguro que alguna vez se te han pasado por la cabeza alguna de estas frases:

“Hay mucha competencia en mi sector, no creo que haya un hueco para mí”

“Soy muy joven, no estoy preparado para emprender”

“Es un mal momento, con la crisis que hay…”

“No tengo dinero para montar una empresa”

“¿Y si no sale bien?”

No creas que eres el único que tienes estos miedos, todos los hemos sentido.

Tener miedo es algo normal y hasta cierto punto positivo, pero no puedes permitir que te paralice.

miedo

¿Por qué es bueno tener miedo?

El miedo no deja de ser un mecanismo de protección. Evita que cometamos imprudencias y nos aleja de lo que nos puede hacer daño. Hace que estemos alerta y que tengamos cuidado con las decisiones que tomamos.

Desde el punto de vista del emprendimiento, el miedo evita que nos lancemos a la aventura de una forma demasiado alegre.

Emprender no es un camino de rosas y el miedo te ayuda a tener los pies en el suelo.

El problema es que tener demasiado miedo te paraliza y te impide avanzar.

Entonces… ¿El miedo es bueno o malo?

En su justa medida es bueno y necesario, así que vamos a ver cómo controlarlo y cómo ponerlo de nuestro lado.

El complejo de inferioridad

Cuando empezamos nuestra carrera como trabajadores autónomos solemos tomar como referencia a otros profesionales que ya han alcanzado las metas a las que aspiramos.

Eso está bien, yo me fijo en un montón de bloggers que están triunfando para aprender de ellos.

Pero lo que no puedes hacer es compararte con estos monstruos y venirte abajo al ver que su nivel está muy por encima del tuyo.

Mira, cuando empecé como diseñador web mi nivel era mediocre, como el de la mayoría de  profesionales que dan sus primeros pasos.

Visitaba las páginas de otros diseñadores y flipaba con sus trabajos, a menudo me desanimaba pensando que eran muchísimo mejores que yo y que, de ninguna manera, podría competir con ellos.

Eso me generaba muchas dudas y me desmotivaba.

Hasta que me di cuenta de dos cosas.

Primero, que en aquel momento esos tíos jugaban en otra liga y que no podía pretender competir con ellos. Mi campo de batalla estaba más abajo, ya tendría tiempo de aspirar a cotas más altas.

Segundo, que no tenía que desmotivarme por eso, sino todo lo contrario. Si el objetivo era llegar a competir con ellos tenía que prepararme a tope y dar lo mejor de mí para alcanzar su nivel.

trabaja-idolos-rivales

Lo que hice fue convertir el miedo a no ser competitivo, en una motivación para ponerme a su altura.

A día de hoy mi nivel ha mejorado, pero sigo observando y tomando como referencia a diseñadores excelentes que están muy por encima de mí.

Así me mantengo motivado y con ganas de seguir creciendo.

Y otra cosa ¿Cómo crees que empezaron todos esos cracks? Empezaron desde cero, como tú, y no se convirtieron en referentes de la noche a la mañana.

El éxito requiere tiempo, trabajo y sacrificio, así que no quieras correr, paso a paso, que las cosas irán llegando.

La sensación de no estar preparado todavía

Eres joven, te falta preparación, te falta experiencia…

Entiendo tu sensación, pero analicemos estas tres razones excusas:

Eres Joven

¿Cuál es el problema? Si eres joven tienes ilusión, fuerza y ganas. Además, probablemente no tendrás ciertas obligaciones.

Dentro de 10 años puede que estés mejor preparado, no digo que no, pero a lo mejor tus circunstancias son peores, o el mercado está más complicado, o vete tú a saber.

Si estás esperando a que llegue el momento ideal para emprender ya te puedes olvidar, ese momento idóneo no existe.

Mira, te presento a Alejandro Caballero, 20 años, estudiante universitario, emprendedor y gran blogger. El colega lo tiene todo para comerse el mundo. Repito, 20 años.

Te falta preparación

¿Tienes Internet? Entonces lo puedes solucionar. Hoy en día puedes encontrar casi cualquier cosa que necesites en Internet.

Hay miles de contenidos gratuitos y cursos muy económicos que te ayudarán a obtener los conocimientos que te faltan.

En alguna ocasión te he comentado que la mayoría de conocimientos que necesito en mi día a día laboral los he adquirido por mi cuenta, así que no me vale esta excusa.

La falta de preparación se puede solucionar sin ningún problema.

Te falta experiencia

Como a todos cuando empezamos.

Pero ¿Sabes cuál es la mejor forma de coger experiencia? Empezar a trabajar.

No necesitas saber todo antes de emprender, nadie es un experto al principio. Tú ponte a trabajar que la experiencia la irás cogiendo sobre la marcha.

Eso sí, con un mínimo de preparación, no ofrezcas servicios de catering a domicilio si en tu vida has hecho un huevo frito.

el-momento-es-ahora

El miedo a ser juzgado

Este es un temor muy común entre los bloggers.

Nos da vergüenza poner una foto nuestra, nos da miedo molestar a los lectores con nuestras opiniones y nos da pánico la crítica que podamos recibir.

Las personas somos animales sociales y nos importa lo que piensen de nosotros, aunque nos empeñemos en decir lo contrario.

Pero asúmelo, no le vas a gustar a todo el mundo, es imposible, así que aprende a digerir las críticas y sigue adelante.

Si eres un buen profesional recibirás muchos halagos, no dejes que un comentario negativo, o un cliente insatisfecho te haga dudar de tus cualidades.

El temor a lo incierto

Tenemos la sensación de que la vida del emprendedor es una montaña rusa. Meses de mucho estrés, otros sin nada de trabajo…

Y es cierto que no hay certeza alguna en este mundillo.

Pero sí hay probabilidades.

Si eres bueno en lo que haces, le pones ganas y te mueves bien, tienes muchas posibilidades de triunfar y de mantener tu negocio a flote.

Si no eres un buen profesional, crees en la ley del mínimo esfuerzo y te quedas sentado esperando a que te llegue el trabajo te garantizo un 100% de probabilidades de estamparte.

Pero vamos, esto es como la vida misma, certezas las justas.

Es normal que quieras tener toda la estabilidad que puedas, pero hoy en día ya no hay ningún trabajo en el que tengas una continuidad garantizada.

Las cosas ya no son como antes my friend.

Miedo a decepcionar a tu gente

Muchos negocios fracasan no salen bien.

Cuando eso ocurre sientes la decepción de tu gente, no porque tú les decepciones, sino porque has invertido mucho (tiempo, esfuerzo, ganas, dinero…) y les duele verte fracasar mal.

Es normal llegar a sentirte incluso avergonzado ante este tipo de situaciones, por lo que muchas personas prefieren no emprender para evitar este mal trago.

Lo que yo te propongo es que le des la vuelta a la tortilla y conviertas ese miedo a fallarles en una motivación.

¿Te imaginas lo orgullosos que van a estar de ti si la cosa sale bien?

Pues piensa en eso y trabaja a tope para darles esa alegría.

La falta de pasta

Dependiendo del tipo de negocio que vayas a montar necesitarás más o menos capital y en todo caso deberías tener los ahorros suficientes como para subsistir durante al menos un año aunque tu empresa no funcionara en ese periodo.

En este punto quiero ser muy serio.

No te recomiendo, bajo ningún concepto, que te lances a emprender sin tener garantizada tu seguridad económica.

Deberías tener el dinero suficiente para subsistir el primer año, que es cuando la mayoría de negocios fracasan y cuando te puedes ver sin ingresar un solo euro.

Si tienes esa capacidad, perfecto.

Si no, busca un crédito, un préstamo familiar o alguna fórmula que te permita vivir ese primer año con tranquilidad.

De todas formas este punto no debería darte miedo. O tienes el dinero necesario o no.

Si lo tienes no tienes por qué tener miedo, si no lo tienes no cometas locuras que te puedan acarrear un problema mayor.

Miedo a no conseguir clientes

Todos sabemos que el consumo está por los suelos y, por tanto, no es raro tener miedo a la falta de clientes.

Lo que te puedo decir en este sentido es que tienes muchas herramientas para dar a conocer tu negocio y para atraer la atención de los clientes.

Para empezar puedes montar un blog, que es gratis y lo puedes hacer tú mismo.

Si eres de los despistados que todavía no conocen el poder de un blog léete este artículo, anda.

Si tienes más presupuesto puedes contratar a una buena agencia de marketing, con una buena estrategia te aseguro que el tema de la falta de clientes no será un problema.

La obsesión por la perfección

A menudo me encuentro con clientes que quieren que todo esté absolutamente perfecto antes de lanzar su negocio.

Y no me refiero solo a su página web, les pasa con el logotipo, la decoración de su local, los uniformes del personal, la papelería, etc.

Muchas veces esa obsesión es debida a que se han fijado en competidores con un nivel muy alto, lo cual no está mal en sí mismo, pero tienes que entender que ese negocio en el que te has fijado lleva más tiempo en el mercado y está más evolucionado.

Lo más importante es que empieces, si el hecho de querer tenerlo todo perfecto hace que no publiques tu web hasta dentro de 3 meses, estarás perdiendo tiempo y oportunidades.

Yo siempre recomiendo lanzar el proyecto en cuanto esté presentable. No hace falta que esté perfecto.

Más que nada porque el feedback de los propio clientes y el funcionamiento de tu negocio serán los mejores indicadores de lo que necesitas mejorar y en qué dirección.

Mi propia página ha evolucionado de una versión mucho más llamativa, visualmente hablando, a una versión más corporativa, para acabar en un formato donde el blog es el rey, que es como está ahora.

No tengas miedo de lanzar tu proyecto imperfecto, no retrases el momento de emprender esperando a que todo esté a tu gusto al 100%, porque nunca lo estará, siempre habrá cosas que mejorar.

El miedo al fracaso

Al final todos los temores de los que te he hablado no son más que diferentes caras de un solo miedo.

El miedo al fracaso.

Todo lo que te he contado hasta ahora se resume en que nos da pánico fracasar.

Por orgullo, vergüenza o por lo que sea. Pero fracasar no mola.

Lo que te propongo es que cambies tu percepción del fracaso. Para muchos emprendedores, sobretodo en las culturas anglo sajonas, no existe el fracaso, sino una dinámica de ensayo y error.

Muy pocos emprendedores aciertan a la primera.

Yo mismo puse un negocio hace años que no funcionó, pero no por eso dejé de intentarlo, lo que hice fue aprender de lo que había hecho mal y tratar de hacerlo mejor en la siguiente ocasión.

Y en ello estoy.

Laura Ribas, que es una fenómena, también ha pasado por este proceso y ahora está arrasando.

Lo que te quiero decir es que el fracaso como elemento definitivo no existe, siempre tendrás una nueva oportunidad de intentarlo y un nuevo proyecto en el que aplicar todo lo que has aprendido.

¿Puede que tu proyecto actual no funcione? Por supuesto.

¿Quiere decir que hayas fracasado? Desde mi punto de vista no.

Lo has intentado y la cosa no ha funcionado. Pero por el camino has aprendido un montón de cosas que te vendrán genial para tu próxima aventura.

ganador-por-vencido

Conclusión

Los temores de los que te he hablado son parte del proceso de emprender, esos miedos estarán ahí y te acompañarán a lo largo del camino.

La clave está en que veas esos miedos como una motivación que te impulse para conseguir tus metas, no como un freno que te impida avanzar.

Piensa que el miedo lo sentimos todos, el emprendedor no es un ser mitológico que no siente miedo, simplemente es una persona que ha aprendido a vivir con él.

Un último consejo, tu actitud es fundamental.

Cuando el miedo te haga dudar no digas que no puedes hacerlo, simplemente piensa cómo puedes hacerlo.

¿No tienes dinero para montar tu empresa? Piensa de dónde puedes sacarlo.

¿No tienes conocimientos? Busca un curso que te enseñe lo que necesitas.

¿No tienes tiempo para el blog? Averigua la forma de organizarte mejor.

Y recuerda que solo superando tus miedos conseguirás emprender con éxito.

Cómo superar los miedos del emprendedor
5 (100%) 2 votes

9 comentarios en “Cómo superar los miedos del emprendedor

  1. ¡Buenas Arturo!

    Me quito el sombrero. Me ha encantado el artículo de principio a fin. Algo que tengo que reconocer es que prácticamente he pasado por todos los miedos que comentas, aunque es algo que te ayuda a ser mucho más fuerte a la hora de progresar con tu proyecto. Sigue así ofreciéndonos artículos tan geniales como éste.

    ¡Mil gracias por la mención!

    • Hola Alex,

      Me alegro de que te haya gustado.

      Yo también he pasado por esos miedos, en realidad creo que todos lo hacemos, pero no pasa nada por tener miedo, siempre y cuando seamos capaces de superarlo.

      Ya sabes, lo que no te mata te hace más fuerte.

      Un abrazo!

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Cuando uno se lanza a emprender todo son miedos pero lo más importante es superarlos y tratar de aprender de todas las situaciones que uno va encontrándose por el camino.

    En mi perfil de Google Plus tengo una frase que me encanta “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”. Creo que refleja perfectamente la actitud que hay que tener cuando uno emprende. Si fracasas no hay problema. Vuelve a empezar. Hazlo mejor que la vez anterior. Acabarás triunfando.

    Un abrazo Arturo.

    Pd: Gracias por incluir la entrevista en tu newsletter 😉 Eres un crack!

  3. Excelente artículo Arturo, ¡Excelente!
    Es bueno preguntarse que es lo peor que puede pasar, no suele ser tan grave, y casi nunca ocurre.
    Eso fue lo que hicimos, y aquí estamos 🙂
    Gracias por compartir Arturo
    un fuerte abrazo!

    • Me alegro de que te haya gustado Daniel 🙂

      Las personas somos así, nos da miedo la incertidumbre y más en los tiempos que corren, así que muchas veces preferimos no hacer nada a intentarlo y “fracasar”, aunque en nuestro caso las consecuencias de fracasar no sean graves.

      Lo que sí considero es que hay que ser muy consciente de las dificultades de emprender y no hacerlo a la ligera porque en muchos casos las consecuencias de emprender y fracasar sí que son graves.

      Yo siempre digo que mi modelo de negocio, como el vuestro, tiene poco riesgo porque no invertimos en maquinaria, ni en unas instalaciones enormes. Nuestra herramienta son los conocimientos que tenemos y lo que invertimos es nuestro tiempo.

      En mi caso si no funciona mi negocio lo cierro mañana mismo y no tendría ni un euro de pérdidas, pero hay negocios y negocios, así que mucho ojo con dónde nos metemos y por cuánto nos endeudamos.

      Suerte en este año pareja!

  4. Hola Arturo, ahora estoy de pleno en poder abrir mi local, pero tengo unos miedos brutales como tendré ingresos, tendré clientes podré pagar la financiación…
    Gracias por tus comentarios me sirven de ayuda

Deja un comentario